KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El imperio de Henry Ford

Relucientes automóviles modelo T, viejos motores de vapor y la línea de montaje del F-150: el Museo Henry Ford es una visita imprescindible para los amantes de los coches y una pieza fundamental de la historia de Estados Unidos.

Henry Ford nació en Dearborn, en la periferia de Detroit. En 1929 creó el Museo Henry Ford y Greenfield Village. Con el museo al aire libre, Henry Ford pretendía presentar la Revolución Industrial y exhibir objetos de importancia histórica. The Henry Ford (como se conoce actualmente al complejo) atrae a 1,5 millones de visitantes al año y es una de las principales atracciones de Detroit.

Superpotencia tecnológica

El museo está dividido en varias secciones. La más grande se llama Driving America y cuenta la historia del sector automovilístico en Estados Unidos. El modelo T de Ford número 15 millones y el primer Ford Mustang de 1964 se exhiben aquí. La sección de vehículos presidenciales también es impresionante e incluye la limusina en la que fue asesinado John F. Kennedy en 1963. Sin embargo, el museo no solo se centra en los coches, también cuenta cómo Estados Unidos se convirtió en una superpotencia tecnológica. La sección Made in America muestra enormes máquinas de vapor y también cuenta con una zona que exhibe electrodomésticos a lo largo de la historia. En otra exposición interesante se puede admirar el Fokker, un avión holandés que realizó el primer vuelo sobre el Polo Norte en 1926.

Varios modelos de Ford

Un vistazo a la fábrica

Una de las atracciones más recientes es el Ford Rouge Factory Tour, que consta de cinco secciones. La más interesante le permitirá ver cómo se monta el modelo más reciente del Ford F-150 desde una pasarela. A comienzos del siglo XX, Henry Ford revolucionó el sector con su innovador proceso de producción. En 1913, Ford fue el primer fabricante de coches en utilizar una línea de montaje para producir los vehículos. Consideraba que todo el mundo debía poder tener acceso a un coche y su objetivo fue fabricar automóviles seguros, pero asequibles. En la época anterior a la línea de montaje, un solo mecánico montaba él solo un motor entero. Al introducirse la línea de montaje, las tareas de la fábrica se dividieron en varias subtareas y cada mecánico tenía su propia especialidad. Gracias al aumento de la eficiencia, el precio de los coches se redujo. El modelo T de Ford fue el primer coche que se fabricó de esta manera.

The Ford Rouge Factory Tour
Un cartel del Mc Donald’s de 1960
Greenfield Village

Historia de Estados Unidos

Una visita a Greenfield Village: una exposición al aire libre con 100 edificios históricos de los siglos XVIII y XIX. Un viaje al pasado: camine por la vieja vía férrea, visite la fábrica de bicicletas de los hermanos Wrigth y la casa donde nació Henry Ford en 1863. ¡Hasta puede darse una vuelta en un modelo T de Ford!

Créditos de fotos

  • Varios modelos de Ford: Michael Kappel, Flickr
  • The Ford Rouge Factory Tour: Nicole Yeary, Flickr
  • Un cartel del Mc Donald’s de 1960: The Henry Ford