KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El mítico Palais des Nations

Estratégicamente situado en un parque con vistas al Lago de Ginebra y bordeando tanto Suiza como Francia, encontrará el Palais des Nations (Palacio de las Naciones), símbolo del patrimonio común de la comunidad internacional. Como visitante, podrá pasear entre las salas de conferencia profusamente decoradas donde se firmaron legendarios acuerdos y donde se alcanzaron grandes hitos en materia de derechos humanos, la salud y la paz mundial.

Después de la Primera Guerra Mundial, se creó la Sociedad de Naciones para poner fin a todas las guerras. Se eligió Ginebra como la base de la organización y por consiguiente el centro internacional de la diplomacia. Para ello, se construyó un palacio en el Parque Ariana, con innumerables salas de conferencias, cada una decorada con presentes de los estados miembros. En la actualidad, las banderas de los estados miembros ondean en la avenida que dirige a la entrada, haciéndole sentir en territorio internacional en cuanto se introduce.

Un paseo a través de 193 países

Aunque el edificio acoge más de 9000 reuniones al año, una parte está abierta al público. Las paredes de una gran sala de conferencias están decoradas con pinturas donadas por Francia, mientras que el suelo de madera de la tribuna presidencial procede de Australia. En 1937, Estados Unidos donó el primer sistema de interpretación simultánea y el mobiliario original es un regalo de Suiza.

Los singulares frescos que adornan las paredes de la Cámara del Consejo del tercer piso dan a esta sala un toque totalmente diferente. Karl Hügin es el autor de estos tres frescos. ‘Victims of War’ (“Víctimas de la Guerra”) representa a mujeres llorando junto al cuerpo de un soldado, que aún sostiene su espada. Hace unos años, la Sala XX fue restaurada y renombrada la Sala de los Derechos Humanos y la Alianza de Civilizaciones. Como parte de esta restauración, el artista español Miquel Barceló convirtió la cúpula de la sala en una impresionante y colorida obra de arte.

La Sala de Plenos

Un parque para todos

El agradable Parque Ariana, donde puede encontrar 800 especies de árboles diferentes y los pavos reales merodean libremente, rodea al Palais des Nations. El parque pertenecía a una familia que estuvo de acuerdo en la construcción del palacio, con la condición de que las personas y los pavos reales pudiesen vagar libremente por los patios. La mayoría de las aves son donaciones de un zoo japonés a través de los años. El parque cuenta con villas del siglo XIX y docenas de estatuas, torres y lápidas, en algún caso, donaciones de los estados miembros. Sin duda debe visitar la esfera celestial del 1939, con sus 85 constelaciones doradas y las 840 estrellas plateadas.

Estatua en el Parque Ariana

Créditos de fotos

  • La Sala de Plenos: Martin Lehmann, Shutterstock
  • Estatua en el Parque Ariana: Yu Lan, Shutterstock