KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La joya de Montreal

El Mont Royal es el lugar donde los habitantes de Montreal acuden para tomar aire fresco, dar agradables paseos, practicar esquí de fondo en invierno y hacer picnics en verano. Es el mejor lugar de la ciudad para disfrutar del aire libre, practicar deporte o simplemente para soñar despierto. Desde el centro de la ciudad, tome cualquier calle aleatoria que vaya cuesta arriba. Finalmente le conducirán hasta una cumbre de 233 metros de alto con unas excelentes vistas de la ciudad.

Inaugurado en 1876, el parque fue diseñado por el arquitecto paisajista Frederick Law Olmsted, famoso por su diseño de Central Park en Nueva York. En 1860, gran parte de la montaña había sido talada por leñadores, para gran consternación de la población. Cuando el área fue diseñada como un parque urbano, Montreal ganó una verdadera joya y hasta la fecha el parque ha sido un destino muy popular.

Hasta la cima

Mont Royal tiene realmente tres cumbres, pero la más alta y popular es la de Mont Royal. Varias senderos conducen hasta el mirador en la cumbre. Las rutas de 6-7 kilómetros de largo ascienden de manera muy gradual, por lo que la caminata no requiere mucho esfuerzo. Desde Peel Street, puede subir un sendero sinuoso conocido como la "serpentine". Subir en bici es otra opción. Olmsted Road es un amplio sendero para bicicletas que comienza en el monumento de George-Étienne Cartier en Park Avenue y conduce hasta la cima de la montaña. Aquellos que quieran evitar este reto atlético pueden tomar el autobús 11 hasta el mirador. Los autobuses salen desde la estación de metro de Mont-Royal.



Una baliza en la montaña, la cruz de 30 metros de alto, tiene una hermosa iluminación todas las noches. Fue colocada en recuerdo a la cruz de madera que situó allí en 1643 el fundador de Montreal, el gobernador Paul Chomedey.

Naturaleza en el corazón de la ciudad

“Los habitantes de Montreal se sienten orgullosos de su "montaña" y cariñosamente la llaman "La Montagne"”

Hermosos cementerios

Hay dos grandes cementerios al norte de Mont Royal: el Cimetière Mont-Royal y el Cimetière Notre-Dame-des-Neiges. El primero es el lugar de descanso final de al menos 200 celebridades canadienses. El cementerio se remonta a 1852 y es un oasis de paz y un paraíso para observar los pájaros. Casi tan antiguo como el Cimetière Mont Royal, el Cimetière Notre-Dame-des-Neige es el cementerio más grande de Canadá, más de un millón de personas descansan aquí. El diseño se basa en el famoso cementerio Père Lachaise de París. En la entrada puede tomar un folleto, una buena guía para dar un paseo a lo largo de los lugares más hermosos del cementerio.

Cimetière Notre-Dame-des-Neiges
Las espléndidas vistas desde el Mont Royal
Patinando en el lago Beaver

Relajándose en el lago Beaver

El lago Beaver, o Lac aux Castors, es el lugar favorito de muchos habitantes de Montreal. En verano es el dominio de quienes vienen a navegar y a tomar el sol, pero en cuanto bajan las temperaturas y llega el duro invierno canadiense, el lago Beaver se transforma en un paraíso para los patinadores. De diciembre a marzo puede patinar en la pista. Los fines de semana se llena mucho, así que vaya entre semana para evitar las multitudes.

Créditos de fotos

  • Cimetière Notre-Dame-des-Neiges: meunierd, Shutterstock
  • Patinando en el lago Beaver: zalgon, Flickr