KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El museo militar más grande

Hay pocas ciudades en la historia de Alemania que experimentasen el nivel de destrucción que vivió Dresde durante la Segunda Guerra Mundial. Al final de la guerra, la ciudad quedó prácticamente reducida a escombros. Por tanto, no resulta apenas sorprendente que la ciudad albergue el Museo de Historia Militar de la Bundeswehr. Con 1.950 metros cuadrados de espacio de exposición, se trata del museo militar más grande del mundo.

El edificio que alberga el museo en la actualidad ha sido ocupado anteriormente por numerosos arsenales y museos. No solo se ha utilizado como armería sajona, sino que también ha funcionado como Museo Nazi y Museo del Ejército de la antigua RDA. El museo, inaugurado en 1897, adquirió un aspecto moderno tras su ampliación en 2011. Este diseño renovado fue creado por el arquitecto de primer nivel Daniel Libeskind, que añadió un enorme triángulo de metal a la fachada neoclásica. Libeskind también diseñó el Museo Judío de Berlín.

Una perspectiva diferente

El actual Museo de Historia Militar de la Bundeswehr trata la guerra desde una perspectiva muy poco habitual. El Imperial War Museum de Londres y el Musée de l’Armée de París son tanto un tributo a la guerra, como una cuidadosa reflexión de las consecuencias de la acción militar. Sin embargo, en vez de exponer tanques, cañones y medallas brillantes como reliquias de honorables batallas, este museo aborda el objetivo y los orígenes de la violencia. Teniendo en cuenta que este museo está gestionado por el ejército alemán, resulta bastante reseñable que ofrezca una representación visual de las consecuencias inhumanas de las intervenciones militares. Entre las piezas expuestas, se incluyen los restos de un vehículo del ejército alemán dañado en una explosión durante la reciente guerra de Afganistán. Junto a él, encontrarán las tarjetas de votación de los líderes alemanes Gerhard Schröder y Angela Merkel, que aprobaron la participación alemana en la guerra. No cabe duda de que el museo lanza una luz totalmente nueva sobre cualquier intervención militar futura.

La capacidad destructiva de una bomba afgana
La prominente "cuña" de Libeskind

Un diseño impresionante

El museo se inauguró nuevamente en 2011, tras una gran reforma y ampliación llevada a cabo por el arquitecto estadounidense Daniel Libeskind. Su diseño en forma de cuña rompe la imponente simetría formal del edificio. Se trata de una referencia simbólica al amplio alcance de las consecuencias de la guerra. La cuña metálica, una enorme proa de barco hecha de metal y cristal, tiene cinco plantas de alto y apunta en dirección al lugar en el que cayeron las primeras bombas. Desde la plataforma de observación, los visitantes pueden ver cómo Dresde ha resurgido de las cenizas.

Dresde hoy