KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La ciudad perdida de Sanxingdui

El Museo de Sanxingdui, situado en la ciudad de Guanghan a tan solo 40 kilómetros de Chengdu, se encuentra en un tranquilo entorno entre colinas. Sin embargo, hace varios miles de años, estas mismas colinas formaban parte de la muralla que rodeaba una ciudad de la Edad de Bronce. El Museo de Sanxingdui exhibe una rica colección de hallazgos de esta civilización perdida. Las máscaras fantasmagóricas en concreto dejan espacio para la imaginación.

Hace aproximadamente 3.500 años, se desarrolló la civilización de Sanxingdui a orillas del río Yazi en la provincia china de Sichuan. Unos siglos más tarde no había restos de esta cultura. Parecía haberse desvanecido, sin dejar ninguna referencia escrita ni oral de su existencia. En 1986, se encontraron una gran cantidad de tesoros artísticos que permitieron volver a descubrir esta civilización olvidada y que ocuparon los titulares de todo el mundo. Este hallazgo arqueológico demostró que los orígenes de la civilización china eran mucho más complejos de lo que habían imaginado. Los libros de historia tuvieron que reescribirse.

Un misterio fascinante

La historia del redescubrimiento de Sanxingdui comienza hace relativamente poco. Los primeros indicios de la existencia de la ciudad se remontan tan solo a 1929, cuando un granjero que cavaba un pozo se encontró un gran número de objetos de jade. Aunque inmediatamente despertó la curiosidad de los arqueólogos, las excavaciones iniciales resultaron bastante infructuosas. Nadie volvió a interesarse hasta 1986, cuando los trabajadores de una fábrica de ladrillos local se quedaron maravillados al encontrarse con una fosa de sacrificio llena de miles de objetos de cerámica, oro, bronce y jade; un verdadero tesoro escondido. Algunos historiadores de arte creen que el valor artístico de estos objetos es aún mayor que el del famoso Ejército de terracota de Xi'an.



Sin embargo, el descubrimiento estaba lleno de misterio; no había ningún registro escrito de esta civilización, y el estilo parecía completamente diferente al de otras sociedades del mismo periodo. No obstante, los contemporáneos nunca mencionaron una cultura diferente por lo que pronto se hizo evidente que había ocurrido algo muy especial en este remoto rincón de Sichuan. Anteriormente, siempre se había asumido que la cuna de la civilización china se encontraba a orillas del río Amarillo. Sanxingdui no respondía a este fin, pero las extrañas máscaras con ojos saltones y trompas y orejas de elefante tenían que incluirse de repente en la historia. No resultó una tarea fácil: hasta la fecha poco se sabe de esta cultura.

Una colección misteriosa

Aunque la historia de las imágenes exhibidas en el museo se remonta a hace miles de años, el museo es bastante moderno. Sus múltiples habitaciones oscuras enfatizan la atmósfera de misterio. El espacio de exhibición se extiende por dos salas. La primera está dedicada a la cerámica y los objetos de jade y oro que se encontraron en la región. En la segunda sala se exhiben la mayoría de las piezas de bronce. La estatua de bronce de 2,62 metros de altura y una enorme máscara de bronce de 1,34 metros de ancho son verdaderamente impresionantes.

“Las salas de exhibición oscuras enfatizan la atmósfera de misterio”