KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El mundo perdido de Gunkanjima

Frente a la costa de Nagasaki se encuentra la isla fantasma de Gunkanjima. De 1887 a 1974, esta pequeña isla fue el hogar de una activa comunidad minera con colegio, hospital y apartamentos. Ahora la “Alcatraz” de Nagasaki atrae a miles de visitantes cada año tras haberse vuelto famosa como escenario de la película Skyfall de James Bond.

Originalmente la isla se llamaba Hasjima, pero pronto adquirió el sobrenombre de “Gunkanjima”. “Gunkan” es la palabra japonesa para “campo de batalla”: Desde la distancia la isla y sus edificios parecen un barco de guerra. La multinacional japonesa de automovilística Mitsubishi compró la isla en 1890 para minar carbón en las minas submarinas. Con el tiempo, la isla se convirtió en una próspera comunidad.

Desde lejos la isla parece un barco de guerra
Desde lejos la isla parece un barco de guerra

Nagasaki

Decadencia de Gunkanjima

Del ajetreo al abandono

Gunkanjima fue una vez el hogar de cientos de familias mineras. Con el tiempo, la producción de carbón aumentó de forma significativa: en 1941 la isla producía 400.000 toneladas al año. Gunkanjima estaba en auge. Además de los complejos de apartamentos, la isla contaba con un hospital, un restaurante y dos piscinas. Con casi 6.000 personas viviendo en unos pocos kilómetros cuadrados, Gunkanjima era la zona del mundo con mayor densidad en los años sesenta. Mitsubishi parecía haber encontrado oro, pero entonces el petróleo se convirtió en un combustible más popular y la demanda de carbón cayó en picado. En 1974 se cerró Gunkanjima. En unas pocas semanas la animada y ajetreada isla se convirtió en una ciudad fantasma.

Desolada y fantasmagórica
El muelle

El resurgimiento de James Bond

Durante años, la isla permaneció abandonada. El impacto de varios huracanes sólo aceleró la decadencia de la isla. La naturaleza comenzó a hacerse con la isla. Todo esto cambió en 2009: se construyó un muelle para que los visitantes curiosos pudieran echar un vistazo. Gunkanjima se volvió muy popular de nuevo tras el estreno de Skyfall, la película de Bond de 2012. Sirvió como inspiración para la Ciudad Muerta de la película, en la que se escondía el villano Raoul Silva. Se construyó una réplica de la isla en el estudio, pero algunas escenas se filmaron realmente en Gunkanjima.

Abandoned island of Gunkanjima

“Google maps ha creado mapas de toda la isla, incluso las partes que quedan fuera de los límites para los visitantes.”

Un paseo en barco a Gunkanjima

Sólo puede accederse a Gunkanjima mediante excursión organizada en barco, no se permiten visitas individuales. La compañía Gunkanjima Concierge ofrece 2 excursiones diarias a la isla. Por el camino pasará por los astilleros de Mitsubishi y navegará bajo el puente Megami Ohashi. En la isla disfrutará de un recorrido guiado de 45 minutos a las zonas abiertas al público.

Puente Megami Ohashi