KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Las calles medievales de Altstadt

Altstadt es uno de los barrios más fascinantes de Zúrich. Antaño abandonadas y decadentes, las calles medievales del casco antiguo que bordean Rathausbrücke están ahora llenas de vida. Las enormes residencias albergan tiendas modernas, deliciosos restaurantes, locales sofisticados y elegantes hoteles boutique. Perderse forma parte del encanto de Alstadt; igual hasta se topa con una calle o plaza escondidas.

Suba a una de las torres gemelas de Grossmünster y observe cómo el río Limmat fluye a través de la parte vieja de la ciudad. En la orilla izquierda se encuentra Mindere Stadt, con el esbelto capitel de la abadía de Fraumünster, y la Iglesia de San Pedro, cuya torre exhibe la mayor esfera de reloj de Europa. En la orilla derecha está Niederdorf, que los habitantes de la ciudad han apodado cariñosamente «Dörfli», y en donde se encuentra la calle comercial Niederdorfstrasse. Ambas orillas de la parte vieja están comunicadas por el puente Rathausbrücke, y ofrecen un sinfín de ocio para disfrutar de un maravilloso fin de semana en Zúrich.

Altstadt: de Rembrandt al Barfussbar

Muchos de los turistas que acuden a Zúrich no van más allá del casco viejo. Y es que tienen un buen motivo: esta zona tiene todo lo necesario para visitar y pasarlo bien. Suba los 187 escalones de la torre Grossmünster para contemplar unas espectaculares vistas de la ciudad, admire las vidrieras de Marc Chagall en Fraumünster, y disfrute de un espresso en el Rathaus Café mientras deja que su mirada se pierda más allá del río. Muévase por las calles sinuosas, o «Gassen», hasta llegar al Kunsthaus, donde podrá contemplar las obras de arte de Rembrandt, Van Gogh, Rothko y Warhol.


Dé una vuelta por las muchas plazuelas con sus fuentes que están alrededor de la San Pedro, hasta llegar al pequeño parque de Lindenhof. Antiguamente, en lo alto de esta colina se erigía un fuerte romano, que era la parte más vieja de Zúrich. Cruce el puente Rathausbrücke para dirigirse hasta alguna de las terrazas del barrio Limmatquai y disfrutar de una raclette mientras contempla las preciosas casas barco del barrio Schipfe. Y, en una calurosa noche de verano, quítese los zapatos en el Barfussbar («el bar de los pies descalzos»), en la piscina Frauenbad de 125 años de antigüedad, y baile descalzo en el muelle de madera sobre el río Limmat, mientras el sol va desapareciendo poco a poco detrás de las torres gemelas Grossmünster. 


“Baile descalzo en el muelle de madera sobre el río Limmat al atardecer”

Las mejores direcciones: 3 recomendaciones

El moderno café Cakefriends hace el mejor espresso de la ciudad, así como unas deliciosas tartas casera y helados. La principal tienda de la marca para jóvenes Alprausch está repleta de camisetas divertidas. Los diseños incluyen nombres como Alpaufzug, Bügelmeier o Bergbähnli y exhiben imágenes de símbolos suizos, como un cencerro, la cabra montesa o el tranvía, aunque interpretados de una forma más moderna. El bar Wings, un sofisticado local, está repleto de muebles de la desaparecida compañía aérea Swissair, que quebró en 2002. En una esquina están las filas de asientos de clase Business, las ventanas son de un MD-11 (la cerveza recibe su nombre por este avión) y entre los cócteles encontrará nombres como Takeoff (despegue), Turbulence (turbulencia) y Jetlag. Otro dato curioso: el propietario es un antiguo capitán y uno de los camareros fue tripulante de vuelo.

Una sofocante tarde en Frauenbad

Créditos de fotos

  • Una sofocante tarde en Frauenbad: Stefan, Flickr