KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El rincón más hermoso de Mauricio

Una montaña irregular como la del punto más al suroeste de Mauricio podría parecer algo sospechosa en cualquier otra parte. Sin embargo, un borde de palmeras agitadas al viento y una laguna de aguas color turquesa pueden hacer milagros: Le Morne Brabant es precisamente el rincón de toda la isla que mejor encaja como imagen de postal.

A todo aquel que sea capaz de dejar la comodidad de los complejos de playa a los pies de Le Morne, le esperará una amplia gama de actividades. Se pueden encontrar los mejores enclaves para la práctica del surf en las aguas que rodean la península, así como realizar excursiones a caballo por toda la zona. Lo más emocionante es la excursión empinada hasta la cima de la montaña.

Una turbulenta historia

En el año 2008 Le Morne fue proclamado Patrimonio Mundial de la Unesco. No se debió exclusivamente a su belleza natural, o incluso a las extraordinarias plantas en los empinados bordes de la montaña. En primer lugar, la ubicación tiene un gran significado debido a la historia de la esclavitud. A principios del siglo XIX, Mauricio llegó a conocerse principalmente como «La república de los cimarrones» como consecuencia del elevado número de esclavos (conocidos como «marrons») que huían de las casas y fincas de sus dueños. Éstos buscaron su refugio en la cima de la montaña aislada y posiblemente accesible, rodeada de acantilados empinados y densamente arbolados. A lo largo de los años, los cimarrones supieron sobrevivir en unos pocos asentamientos.


La historia cuenta que, cuando la esclavitud fue abolida, se envió una expedición a Le Morne en busca de esclavos. Sin embargo, al ver las tropas acercarse, se generó el pánico entre los cimarrones, y provocó que se lanzaran masivamente por un barranco. El nombre de Le Morne, que en francés significa «Lo lúgubre», hace referencia al trágico destino de estos esclavos.

La empinada ladera de montaña de Le Morne
Vistas de la península

Una cascada subterránea

Junto a Le Morne, puede admirarse uno de los atractivos más espectaculares de Mauricio. Para poder verlo, primero se tiene que subir al cielo. Una opción es viajar en helicóptero, pero Google Earth también puede ayudarnos. Incluso al exterior de la cosa puede verse cómo el fondo marino parece desaparecer de repente en una gran profundidad. A lo largo del borde parece circular una cascada subterránea. El hecho de que en realidad se trate de un espejismo, no lo hace menos hermoso: se trata de un flujo constante de arena que penetra en la profundidad por las corrientes.

Una espléndida visión óptica