KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Las musas de Bali

Elegantes danzas basadas en historias fascinantes y gráciles mujeres; Bali le seducirá con sus rituales y ceremonias. No resulta sorprendente que la isla sea un refugio de artistas y otros profesionales creativos. Las bellezas balinesas son una importante fuente de inspiración de cuadros, grabados de madera y otras manifestaciones artísticas.

La mayoría de los artistas acuden en tropel a la cautivadora localidad de Ubud. Situada en lo alto de unas montañas, rodeada de selva tropical y de magníficos arrozales, posee un clima ligeramente más fresco que el de la costa. Muchos de los visitantes que llegaron en busca de la felicidad nunca se marcharon y la ciudad se ha convertido en un importante centro de artes visuales, danza y música balinesa. Alrededor de Ubud hay varios complejos de templos y aldeas que conservan su autenticidad.

Danzas simbólicas

En la cultura hindú, cada danza esconde una historia dedicada a los dioses. Los niños balineses crecen con estas tradiciones centenarias desde pequeños. Con un control corporal perfecto que incluye los ojos, los bailarines encarnan diversos personajes vestidos con magníficos trajes. Los bailarines practican los pasos todos los días durante horas para que todo salga a la perfección. La suya es inspiración divina, lo único que garantiza la excelencia.
El acompañamiento musical de muchos bailes balineses es una orquestra gamelán formada principalmente por músicos que tocan el tambor típico y el xilófono. Los temas de estas danzas suelen ser extractos del Ramayana, la famosa epopeya hindú sobre el príncipe Rama, que intenta salvar a su esposa Sita del demonio Ravana. El Kecak, por ejemplo, es una enérgica danza con movimientos vigorosos. Se trata de un gran espectáculo realizado por 50 hombres con fuertes sonidos guturales en lugar de música.

“La flexibilidad y elegancia de los bailarines balineses son extraordinarias.”

Tesoros espirituales

Arte para la paz del mundo

La mayor colección de arte balinés se expone en el Museo Rudana, en Ubud, fundado por un entusiasta del arte local y su esposa. El museo está inspirado en la filosofía balinesa de Tri Hita Karana, en la que se mezclan el mundo de los espíritus, las personas y la naturaleza. Según esta filosofía, el arte contribuye a la paz mundial, a la prosperidad y a la amistad. La colección presenta una combinación de tesoros espirituales, culturales y naturales.

Mezcla de arquitectura y arte

El artista belga Adrien Jean Le Mayeur de Merpes llegó a Bali en 1932 y se enamoró de la preciosa bailarina Ni Polok. Contrajeron matrimonio 3 años más tarde y vivieron en Sanur, cuando aún era un tranquilo pueblo de pescadores. Su casa, convertida en museo, es un magnífico ejemplo de la arquitectura balinesa. Cuenta con cuadros que Le Mayeur realizó durante sus viajes a África, India, Italia, Francia y al Pacífico Sur, así como representaciones de la vida diaria en Bali y de las hermosas isleñas, incluida la propia esposa de Le Mayeur. Es una forma maravillosa de conocer la vida de esta pareja artística y creativa.
Playa Sanur