KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El mítico Promenade des Anglais

En otra época fue el lugar preferido de los aristócratas británicos para pasear y, en la actualidad, es un punto de encuentro de moda para los amantes de la playa y los aficionados a los deportes: en un siglo y medio el famoso Promenade des Anglais no ha perdido nada de su atractivo. Los descapotables circulan por las calles revestidas de palmeras, y los paseantes disfrutan de la vista de una de las bahías más hermosas de la Côte d'Azur.

Los habitantes de Niza llaman cariñosamente al Promenade des Anglais "La Prom". Con sus ocho kilómetros de largo, el bulevar es uno de los destinos preferidos de corredores, patinadores y ciclistas. Los peatones pueden sentarse en los múltiples bancos bajo las pérgolas blancas: un lugar agradable para contemplar los grandes buques que navegan por las aguas azul celeste de la Baie des Anges. Grandes carteles muestran los nombres de los clubs de playa, incluido el famoso Beau Rivage (en el Beau Rivage Hotel) y el moderno HI Beach.

Un destino adorado desde el siglo XIX

Aristócratas y artistas

Los aristócratas rusos fueron los primeros en enamorarse de Niza, aunque, a mediados del siglo XIX muchos británicos adinerados también descubrieron el suave clima de la Riviera. Llegaron a Niza en masa para escapar de los gélidos inviernos ingleses. En aquellos días, solo había un sendero de tierra a lo largo de la playa, pero para que no se ensuciaran los hermosos vestidos de las damas inglesas, se construyó el Promenade des Anglais en 1844. Durante el periodo de la Belle Époque, el turismo creció aún más y se levantaron hoteles de lujo y casinos a lo largo del boulevard.


In 1917, un pintor francés del norte llamado Henri Matisse se instaló en uno de estos hoteles para recuperarse de una bronquitis. Este sería el comienzo de un importante periodo de la obra de este artista de fama mundial, cuyas vistas de la Baie des Anges están retratadas en muchas de sus pinturas. Muchas de ellas se exhiben en el hermoso Musée Matisse en la colina de Cimiez en Niza. Otros pintores famosos, como Marc Chagall y Raoul Dufy, también han sido inspirados por este mítico paseo de Niza.

Le Negresco

A lo largo del tiempo, la mayoría de las villas y los hoteles de la Belle Époque han sido reemplazados por nuevos edificios, pero un histórico hotel de lujo sigue siendo el símbolo del paseo. Le Negresco, con su fachada blanca y su cúpula rosa, rebosa encanto de épocas pasadas. Su interior también evoca los días pasados y, gracias al de extravagante propietario que ha dirigido el hotel durante casi 60 años, este hotel de cinco estrellas posee una enorme colección de arte y muebles antiguos. La decoración tiene toques barrocos, por ejemplo la Brasserie La Rotonde, que está decorada con caballos de tiovivo.

Desde 1910, se encuentra en el número 37 del bulevar
El puerto de Niza

Vistas de postal

La vista más hermosa del Promenade des Anglais y la Baie des Anges es desde el Parc de la Colline du Château. A este parque, enclavado en una roca en la parte este de la ciudad, se llega mediante un antiguo ascensor situado en la Rue des Ponchettes en Vieux Nice. Situado en el emplazamiento de una antigua fortaleza, el mirador ofrece unas magníficas vistas de toda la costa y del puerto de Niza. La vista es quizás aún más impresionante al atardecer, cuando las luces del bulevar empiezan a encenderse, algo verdaderamente inolvidable.

Créditos de fotos

  • Desde 1910, se encuentra en el número 37 del bulevar: Andrey Omelyanchuk, 123rf