KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El Palacio Real

El Palacio Real en Madrid desempeña una función similar al Palacio de la Plaza Dam en Amsterdam: la Familia Real no reside en él pero el edificio se utiliza para asuntos públicos oficiales, y parte de él se encuentra abierto al público. Este gigante barroco, situado en la zona oeste de la ciudad, cuenta con 2.800 habitaciones, siendo así el mayor palacio de Europa.

El Real Alcázar de Madrid, que fue una fortaleza musulmana, era un castillo donde vivieron los reyes de Castilla y otros miembros de la familia real. En 1734, fue destruido por las llamas; era Navidad y al sonar la señal de alarma se confundió con las campanadas de Misa. El Palacio Real que se construyó en el mismo emplazamiento sobrepasó a su predecesor en su esplendor, y en 1764, acogió al rey Carlos III. Actualmente, los tesoros reales son uno de los principales reclamos para visitar el palacio, aunque los jardines también gozan de gran popularidad.

Tesoros reales

Tras el incendio, el rey Felipe V encargó al arquitecto italiano Filippo Juvara que supervisara la construcción de un nuevo Palacio Real. Juvara ya era conocido en Turín, donde diseñó la impresionante Basilica di Superga y el Palazzo di Stupinigi. Por desgracia, tanto Felipe V como Juvara fallecieron antes de que se completara el edificio, que fue culminado en 1755 por sus discípulos, entre los que se encontraba Giovanni Battista Sacchetti, también italiano.

Aunque varias generaciones de familias reales residieron en el palacio hasta 1930, hoy en día es un museo. En su interior encontramos una excelente colección de tapices, porcelana, relojes antiguos y armas; además de maravillosos cuadros pintados por Caravaggio, Goya y Velázquez. El inmenso salón del trono, los pasillos llenos de espejos y comedores reales representan el lujo en que vivieron los monarcas. El rey actual, Felipe VI, ha optado por una vivienda más pequeña en el Palacio de la Zarzuela, situado en las afueras de la ciudad.

Vista del Palacio desde la Plaza de Oriente
La inmensidad del palacio capturada en una panorámica

Los jardines del Palacio Real

Los Jardines de Sabatini, de estilo francés, se sitúan al norte del Palacio Real. Este es un lugar maravilloso para huir de las multitudes y relajarse a la sombra de los pinos y cipreses. Aquí se situaron los establos reales hasta su destrucción en la década de 1930 durante el régimen franquista. Los jardines se sitúan en la base de una colina unos 10 metros por debajo de la adyacente Plaza de Oriente, de modo que, visto desde los jardines, el palacio es aún más imponente que desde su vista frontal.

“Huir de las multitudes y relajarse a la sombra de los pinos y cipreses.”

Créditos de fotos

  • Vista del Palacio desde la Plaza de Oriente: Steven Bostock, Shutterstock