KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El canal de Panamá: un proyecto ingenioso

El Canal de Panamá también se conoce como la octava maravilla del mundo, y entendemos por qué: este proyecto fue una de las mayores hazañas de ingeniería de la historia. Los barcos ya no han de navegar rodeando el continente, sino que pueden atajar directamente por el canal de 77 km de longitud, y de esta manera ahorrar una gran cantidad de tiempo y dinero.

Los franceses fueron los primeros en tratar de construir un canal en 1880, pero su esfuerzo resultó infructuoso. Durante el período de construcción, cerca de 20.000 trabajadores perecieron a causa de enfermedades como la fiebre amarilla o la malaria, y se interrumpió el proyecto. Entre 1904 y 1914, los estadounidenses completaron el Canal de Panamá y se aseguraron del control de la nueva vía bajo su mando. Panamá no obtuvo propiedad oficial sobre el canal hasta el mediodía (hora local de Panamá) del 31 de diciembre de 1999.

Barcos en las esclusas de Gatún

Cómo funciona el Canal de Panamá

Para llegar del océano Atlántico al Pacífico, los barcos han de superar un desnivel de 26 metros. Para ello, han de pasar por tres esclusas: Miraflores, Pedro Miguel y Gatún. Un ingenioso sistema rebaja los barcos de nivel sirviéndose de la gravedad. El recorrido total por el Canal se realiza en unas 8 o 10 horas y cuenta con un tráfico anual de más de 14.000 barcos. Para transitar se han de pagar peajes elevados (unos 100.000 euros), pero aun así resulta mucho más barato que navegar rodeando América del Sur.

Preciosa vista desde las esclusas de Miraflores

La esclusa de Miraflores ofrece las mejores vistas del canal, de los gigantescos petroleros y barcos de crucero. La esclusa se encuentra a media hora en coche de la ciudad de Panamá y cuenta con un centro de visitantes con un mirador, un restaurante con terraza y una tienda de souvenirs. También pueden ver varias exhibiciones, reproducciones a escala, presentaciones audiovisuales y módulos interactivos que explican cómo funcionan las esclusas y el canal. Sin embargo, la mejor manera de comprender su funcionamiento es esperar la llegada de un barco y verlo con sus propios ojos, todo un espectáculo.

Vista desde las esclusas de Miraflores

Datos interesantes

El Canal de Panamá es una de las mayores hazañas de ingeniería no simplemente por su tamaño, sino también por sus muchas e ingeniosas soluciones. El canal se llena con agua dulce para separar el agua salada y la fauna y flora de los dos océanos. El lago Gatún, un lago artificial, proporciona agua pluvial y también agua procedente del bosque tropical cercano al canal. Máquinas eléctricas especiales a ambos lados de la esclusa se aseguran de que los barcos accedan a la esclusa correctamente y permanezcan en posición durante el trayecto.

El lago Gatún

Créditos de fotos

  • Vista desde las esclusas de Miraflores: Boris G, Flickr
  • El lago Gatún: Jasperdo, Flickr