KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Las peculiaridades del Castillo de Fraser

A unos 30 km de Aberdeen se encuentra una de las edificaciones más ilustres de Escocia, el impresionante Castillo de Fraser. Este gigante del siglo XVI tiene cinco plantas, y es el mayor de su categoría. Está situado en un precioso terreno de 140 hectáreas. Es un castillo escocés en condiciones; muy conocido entre los turistas, los organizadores de bodas, ¡y los fantasmas!

No fue sencillo construir esta estructura de granito. El entonces señor de la mansión, Michael Fraser, comenzó a edificar el castillo en 1575, pero este último terminó de erigirse 61 años después. El castillo, al que se le realizaron pequeños cambios en el siglo XIX, está repleto de peculiaridades: se engañaba, espiaba y escuchaba a hurtadillas a los huéspedes a través de las cajas de escalera, trampillas y agujeros de las paredes secretos. Gracias al Laird's Lug, un sistema de escucha secreto, el señor sabía exactamente qué es lo que comentaban los huéspedes sobre él en el gran salón.

Un terreno fotogénico

Cada una de las partes del castillo narra una historia sobre un periodo diferente de la historia escocesa. El gran salón dispone de unos techos arqueados medievales medianos, mientras que el ala este del castillo alberga un extravagante comedor del siglo XVII. Los retratos, muebles y colecciones de la familia Fraser siguen jugando un papel fundamental. En la biblioteca, de marcado estilo Regencia, el retrato de Charles Mackenzie Fraser vigila muy de cerca a los visitantes.

Pero no sólo merece la pena visitar el interior del casillo; el terreno que bordea este es igualmente conocido. En verano, este es un lugar famoso para disfrutar de un picnic, que además dispone de una gran variedad de senderos a través de bosques, prados y un encantador jardín amurallado. El castillo es tan fotogénico que los productores de La Reina (con Helen Mirren en el papel de la reina Isabel en 2006) lo usaron en varias ocasiones como escenario en su película.

Charles Mackenzie Fraser

Un castillo encantado

El Castillo de Fraser es el escenario de muchos de los mejores cuentos. A veces, por la noche, el personal dice escuchar, de manera inexplicable, el sonido de un piano y ve pasear a una mujer vestida de negro. Se cree que se trata del fantasma de Lady Marie Augusta Gabrielle Berengere Blanche Drummond, quien murió de tuberculosis en 1874. El cuento más conocido trata sobre una princesa que, al parecer, fue asesinada en el salón verde y llevada a rastras por las escaleras de piedra. La historia cuenta que los peldaños están ahora cubiertos de madera porque no desaparecían las manchas de sangre.

+ Leer más

“Todo castillo escocés que se precie tiene alguna historia de fantasmas”

Ver ubicación en el mapa

Castle Fraser, Inverurie AB51 7LD, Reino Unido

De paseo por los alrededores del castillo

Hay dos rutas principales: Miss Bristow's Trail (2 kilómetros) y The Alton Brae Trail (2,5 kilómetros). La primera transcurre por el bosque, pasando por algunos restos antiguos del castillo. La segunda llevará a los visitantes hasta un estanque repleto de aves acuáticas, libélulas y ranas. Si estas rutas no son lo suficientemente excitantes para los niños, estos podrán ir a la zona de juegos Woodland Secrets, un bosque mágico con un tipi, un sendero cubierto de bambú y un xilófono gigante. Hay mil lugares en los que esconderse y todo se ha construido con materiales naturales y sostenibles.

El jardín amurallado