KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Las Islas de los Príncipes: un refugio real

No tendrá que ir muy lejos para encontrar un escondite romántico y escapar del caos provocado por el ruido y el tráfico de Estambul. Una breve travesía en ferry le llevará hasta las Islas de los Príncipes, en el mar de Mármara, a 20 kilómetros de la costa de Estambul. Desconecte en este hermoso remanso de paz.

Las Islas de los Príncipes, «Adalar» en Turco, están formadas por un pequeño grupo de 9 islas. Antaño fueron el lugar al que los príncipes bizantinos acudían a refugiarse; hoy estas islas son un destino muy popular entre los turcos más adinerados y los turistas en busca de paz y tranquilidad. Solo cuatro de las nueve están deshabitadas. Disfrute de un agradable paseo, de una deliciosa comida y contemple el atardecer. Los vehículos a motor están prohibidos, salvo los de los servicios de emergencias. Las personas se mueven en coches de caballo, bicicleta o a caballo. Aquí encontrará la oportunidad perfecta para bajar el ritmo.

Las Islas de los Príncipes están en el mar de Mármara
Las Islas de los Príncipes están en el mar de Mármara

Estambul

Un viaje en el tiempo: un coche de caballos en Büyükada

Büyükada: un viaje en el tiempo

Le llevará una tarde nada más recorrer Büyükada, la mayor isla de este archipiélago. Es muy conocida por su vegetación y sus playas. Resulta muy fácil orientarse: tan solo tiene un monasterio antiguo, una plaza y una calle comercial. También dispone de una gran variedad de patios y restaurantes encantadores. Si quiere pasar allí la noche, reserve una habitación en el nostálgico Splendid Palas Hotel y déjese envolver por un ambiente centenario e histórico. Esta residencia blanca de estilo art-nouveau, con preciosos balcones y contraventanas rojas, tiene unas vistas increíbles del océano.

La exuberante vegetación de Heybeliada

Heybeliada: belleza natural

También merece la pena visitar Heybeliada, una pequeña isla repleta de vegetación. Pasee por el bosque hasta hallar un lugar en el que disfrutar de un picnic o una playa recóndita. Después de tomar una taza de té en una de las muchas terrazas situadas en frente del mar, dé un paseo en bicicleta hasta la bahía más hermosa de la isla, en la parte sur. También le recomendamos dar una vuelta de una hora en un coche de caballos o bordear la isla en barco. Prolongue un poco más esa sensación de paz y tranquilidad reservando una noche en el pequeño hotel de lujo Halki Palas.

Sedef Adasi: un paraíso minúsculo

Sedef Adasi, también llamada Isla Madreperla, es la más pequeña de todas las islas deshabitadas. Propiedad privada de un turco millonario, la isla dispone de algunas casas y de residencias de vacaciones. El ferry solo atraca aquí en temporada alta, aunque siempre podrá alquilar un barco privado para visitarla fuera de temporada. Le recomendamos llevar una cesta repleta de comida y una botella de vino para disfrutar de una deliciosa tarde en una playa espléndida.

Nadar en las aguas de color turquesa de las Islas de los Príncipes

Créditos de fotos

  • Un viaje en el tiempo: un coche de caballos en Büyükada: Promotheus,72, Shutterstock