KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La Torre Eiffel roja y blanca de Tokio

Durante la reconstrucción de Tokio después de la Segunda Guerra Mundial, la ciudad construyó varias réplicas de monumentos famosos de otros países. Un ejemplo es la Torre Tokio, una torre roja y blanca inspirada por la Torre Eiffel de París. Esta torre es quizás el icono retro más apreciado de Tokio y con sus 333 metros de alto, las vistas son aún más impresionantes que las de su rival parisina.

La Torre Tokio ha aparecido como telón de fondo en muchas películas, desde "Godzilla" hasta "King Kong". Desde la inauguración de la Skytree de Tokio en 2012, una estructura que mide casi el doble de alto, la torre ya no es el edificio más alto de la ciudad. Pero sigue siendo una importante atracción turística: cada año 3 millones de visitantes acuden a visitar los cafés, restaurantes, tiendas de recuerdos y el acuario de 50.000 peces. Sin embargo el punto fuerte de la torre siguen siendo sus impresionantes vistas.

Vista del volcán Fuji

Al igual que la Fernsehturm en Berlín, la CN Tower en Toronto y la Menara KL en Kuala Lumpur, la Torre Tokio es una torre de comunicación en funcionamiento y una atracción turística. Mientras que las demás torres tienen un diseño de hormigón futurista inspirado en el espacio, la Torre Tokio está hecha con 4.000 toneladas de acero. Para que los aviones puedan ver la estructura con claridad, se pinta cada cinco años utilizando 28.000 litros de pintura. La torre es el monumento más reconocible de Tokio; durante el día destaca con sus colores rojo y blanco y por la noche cuenta con una hermosa iluminación, blanca intensa en verano y naranja cálida en invierno. Tres ascensores exprés salen de la base de la torre, para transportar a los visitantes a dos miradores diferentes a unas alturas de 150 y 250 metros. En un día despejado se pueden ver los rascacielos, los templos y los parques de la ciudad de Tokio, así como la bahía de Tokio e incluso el volcán Fuji a lo lejos.

“Los trabajos de pintura cada cinco años requieren 28.000 litros de pintura roja y blanca”

El templo Zojo-ji y la Torre Tokio

El templo de los shoguns Tokugawa

El único inconveniente de estar en la Torre Tokio es que no puedes tener una vista de la ciudad con el propio monumento. Para eso tienes que subir a otro edificio. Así que, para disfrutar de unas excelentes vistas de la Torre Tokio, debe visitar el mirador panorámico que se encuentra en la Torre Mori de 238 metros de alto en Roppongi Hills. Una alternativa cercana para una bonita vista es desde el bar de la azotea de la torre Prince Park en Shiba Park en la base de la Torre Tokio. En el parque también se encuentra el complejo del templo budista Zojo-ji del siglo XIV con el mausoleo de los Tokugawa shoguns. El templo y los edificios adyacentes fueron reconstruidos después de la destrucción de la Segunda Guerra Mundial, pero la impresionante puerta barnizada en rojo de 21 metros de altura data del siglo XVII.

Créditos de fotos

  • El templo Zojo-ji y la Torre Tokio: Hiroshi Naito, 123rf