KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El techo de África

La visión de una cima nevada en el horizonte es muy poco habitual en África. Sin embargo, el Kilimanjaro es tan africano como los leones y las jirafas. Debido a su ubicación privilegiada, el techo de África es muy popular entre alpinistas y senderistas. Aquellos que prefieran no iniciar el largo viaje hasta la cima podrán disfrutar del espectacular paisaje circundante.

En realidad, el monte Kilimanjaro está compuesto por tres volcanes y, junto con las zonas colindantes, entró a formar parte del Parque Nacional del Kilimanjaro en 1973. Actualmente, el parque tiene una superficie de 75.575 hectáreas de selva tropical, desiertos montañosos y glaciares. El pico más alto, de 5.895 metros, está a 5 kilómetros de distancia del paisaje que lo rodea. Así, el Kilimanjaro se convierte en merecedor del título de la montaña independiente más alta del mundo.

De camino a la cima

La cumbre del Kilimanjaro está al alcance de todo aquel que esté en buenas condiciones físicas, aunque se trata de un largo ascenso. La cima está a unos 6 kilómetros de altura y la altitud media del paisaje de los alrededores es de 900 metros. No es necesario llevar material de montaña; la mayoría de las personas llega al cráter utilizando únicamente un bastón para el ascenso. Lo que sí es fundamental es llevar ropas cálidas y ser muy perseverante. Aunque esta espectacular ruta comience en los trópicos, finalizará en la nieve. En los frondosos bosques del pie de la montaña se encuentran elefantes, leopardos, monos y búfalos. En lo alto solo verá la flora más resistente al agua y los líquenes que consiguen trepar por las rocas desnudas. Hasta la ruta más sencilla exige al menos cinco días y noches, para que los montañeros se vayan acostumbrando poco a poco a la altitud. Además, sería una lástima correr, ya que el paisaje y las vistas del camino requieren la misma atención que la cumbre, el pico Uhuru.

El pico más elevado de África
La recompensa final

Visitas de un día

No todo el mundo quiere ascender hasta la cumbre nevada del Kilimanjaro. Las laderas de este estratovolcán ofrecen una gran variedad de actividades y puntos de interés. Los principales senderos de las zonas más bajas del parque son los de más fácil acceso. Con un 4x4 también se puede visitar la planicie Shira, conocida por su fauna variada. Los pescadores estarán encantados de llevar sus cañas para pescar truchas en las aguas cristalinas del lago Chala, en la zona este del parque.

+ Leer más

Lago Chala

Ver en el mapa

Parque Nacional del Kilimanjaro

Créditos de fotos

  • Lago Chala: Flickr: Peter Steward