KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Los viñedos sagrados de san Wenceslao

Disfrute de una regia cena en un entorno magnífico con un vaso de buen vino en la mano. Praga cuenta con todos los elementos necesarios para una larga noche romántica. El lugar perfecto para un encuentro íntimo es entre los viñedos de la colina del castillo de Praga.

La colina del castillo tiene unas vistas espléndidas sobre Praga y sobre los meandros del río Moldava conforme se va abriendo paso por el valle. Entre los ondulados viñedos de san Wenceslao, los más antiguos de Bohemia, se encuentra la Villa Richter, una residencia de verano que se construyó en 1836. Esta elegante mansión tiene dos exquisitos restaurantes que sirven gastronomía de primera. Pruebe clásicos de la cocina checa con un toque innovador en Terra o déjese sorprender por la alta cocina de Piano Nobile. Cualquiera que sea su elección, combinará perfectamente con un vaso de riesling de los viñedos circundantes.

Cena en la Villa Richter

Esta elegante residencia veraniega no es difícil de encontrar, ya que se encuentra en mitad del viñedo. Gracias a la gran elevación, dispondrá de vistas panorámicas tanto de la Ciudad Vieja como de la Ciudad Pequeña de Praga. La planta baja de la quinta está ocupada por el restaurante Terra, que cuenta con una terraza orientada hacia el sur. No es ninguna coincidencia que el nombre signifique «tierra» en latín, pues en la cocina se transforman platos clásicos checos elaborados con ingredientes locales en delicias culinarias modernas.

El restaurante Piano Nobile se encuentra en el primer piso de la quinta. Los huéspedes pueden comer en el invernadero de naranjos, exquisitamente amueblado, o, en verano, en la terraza exterior. Los cocineros de este restaurante se inspiran en las tradiciones culinarias de los países de la antigua monarquía de los Habsburgo. Disfrute de los sabores de Austria, Hungría, Eslovenia y Croacia, unos platos exclusivos preparados con la máxima atención. Pruebe el gulash acompañado de un filete Svíčková o una contundente sopa de patata servida en un cuenco de pan. La bodega tiene más de 2.500 botellas de deliciosos caldos checos e internacionales.

La Villa Richter ofrece vistas panorámicas de Praga

Viñedos divinos

El viñedo tiene dos entradas: una se sitúa frente a la entrada del castillo, mientras que a la otra se llega por la Antigua Escalinata del Castillo. La historia de las vides de la colina del castillo se remonta a hace más de un milenio. Según la leyenda, los plantó san Wenceslao, el patrón de los checos. Este hombre de fe tenía verdadera pasión por la eucaristía, por lo que se dice que plantó las vides para poder elaborar él mismo el vino sacramental. Por esta razón, los praguenses los conocen como «viñedos divinos». Durante una concienzuda renovación para conmemorar el 1.100º aniversario de san Wenceslao, se permitió que se plantasen uvas riesling y pinot noir.

“«Según la leyenda, el propio san Wenceslao, patrón de los checos, plantó los viñedos.»”

Créditos de fotos

  • La Villa Richter ofrece vistas panorámicas de Praga: Brian, Flickr