KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El cementerio de barcos de Aruba

Las aguas que rodean Aruba albergan un verdadero cementerio de barcos. Algunas de estas naves fueron víctimas de un torpedo, mientras que otras perecieron en una tormenta. Hoy en día, incluso se hunden algunos a propósito. ¿Por qué? Porque no solo los peces disfrutan estos buques, sino también los buceadores y los que practican esnórquel, ya que pueden explorar el mundo submarino a la vez que admiran restos de historia.

Bucear o hacer esnórquel alrededor de los pecios de un barco hundido será sin duda una de las mejores experiencias submarinas. La isla de Aruba se encuentra rodeada de algunos de los mayores y más impresionantes barcos naufragados del mundo, y además, sus aguas también cuentan con un par de aviones. Cuanto más antiguos sean los restos, más corales, esponjas y pólipos marinos crecen sobre su superficie; algo espeluznante pero rebosante de color y vida.

Adéntrese a través de las amplias ventanas

El Barco Fantasma de Aruba

Cuando Alemania invadió los Países Bajos al comienzo de la Segunda Guerra Mundial, el barco alemán de cargamento SS Antilla se hundió en la costa de Aruba. Para evitar que el enemigo se quedara con él, la tripulación le prendió fuego. Hoy en día se conoce como el Barco Fantasma de Aruba y es uno de los mayores barcos hundidos en el Caribe. Esta nave de 122 metros de eslora se encuentra en aguas poco profundas y las corrientes que la rodean son débiles, por lo que es una atracción accesible para buceadores de todos los niveles.

Jane Cocaine

Los restos del Jane yacen en el arrecife Barcadera, a 27 metros de profundidad. Este buque carguero venezolano de 75 metros fue construido para transportar cemento, pero se interceptó transportando cocaína. El Jane se hundió en 1988, y desde entonces todo tipo de coral crece con facilidad sobre su superficie. Las barracudas se sienten como en casa en este entorno, así como las morenas verdes, mantarrayas y una amplia variedad de peces de colores. Los buceadores experimentados pueden explorar los inmensos espacios de carga.

“Las mantarrayas se sienten como en casa en el carguero Jane”

El YS-11 de Aruba Airlines

Un avión bajo el agua

Los restos de un avión yacen bajo la superficie cerca de la isla Renaissance, una isla fusiforme cerca de Oranjestad. Este modelo YS-11 fabricado en Japón, fue en otra época parte de la flota de Aruba Airlines (aún se puede apreciar el logo). Por su posición parece que fuera a despegar en cualquier momento del fondo marino, desde 27 metros de profundidad. La cabina permanece intacta y se puede nadar en el interior de la nave.

Créditos de fotos

  • Adéntrese a través de las amplias ventanas: american_rugbier, Flickr
  • El YS-11 de Aruba Airlines: star5112, Flickr