KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El corazón de piedra de Zanzíbar

La esencia antigua de la isla tropical de Zanzíbar está arraigada en Stone Town. Mientras que el resto de la isla se ha ido desarrollando con el transcurso de los años, esta parte apenas ha cambiado en doscientos años. Se trata de un lugar mágico, ideal para recorrer a pie. Pasee por sus calles estrechas, avenidas sinuosas, bazares bulliciosos y mezquitas, y disfrute de su hermosa arquitectura.

A primera vista, Zanzíbar parece bastante pequeña. Sin embargo, en el siglo XIX, esta isla fue uno de los principales centros comerciales del océano Índico. Todavía hoy se pueden admirar las magníficas casas de los comerciantes. El nombre de Stone Town procede de una arquitectura basada principalmente en la piedra, en su mayoría piedra coralina. Las diferentes culturas de la isla han mezclado también varios estilos arquitectónicos, dando lugar así a una colección de estructuras única. En el año 2000, Stone Town entró a formar parte de la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

La ciudad debe su nombre a la piedra coralina
La ciudad debe su nombre a la piedra coralina

Zanzibar

Gran diversidad de estilos arquitectónicos

Antiguamente, los comerciantes de Stone Town trataban de demostrar su superioridad a través de la calidad de sus casas, fabricadas artesanalmente. Los resultados de esta competición han sido espectaculares. Las puertas de madera son verdaderas obras de arte; de hecho, podrá admirar cerca de 500 ejemplares diferentes. Las casas se construyeron al estilo indio, con puertas dotadas de grandes puntas de latón. Originalmente, estas puntas se colocaban en la India para ahuyentar a los elefantes, aunque en este caso se utilizaron por razones meramente decorativas. En las calles también encontrará varios ejemplares de artesanía africana oriental, persa, árabe y europea. Estas culturas se fusionaron para crear una cultura única, la swahili.



Los comerciantes del siglo XIX que habitaron en estas casas (a veces palacios) amasaron sus fortunas mediante el comercio de especias y esclavos. Todavía hoy se puede encontrar una gran variedad de especias en los bulliciosos bazares. Un monumento imponente marca el lugar en el que antaño se comerciaba con esclavos.

Arquitectura a prueba de elefantes
El Monumento de los Esclavos en Stone Town

El Palacio de las Maravillas

En el bulevar de Stone Town se erige un edificio único: el Palacio de las Maravillas. Esta colosal estructura cuadrada se llama así porque fue el primer edificio de la isla en disponer de luz eléctrica y del primer ascensor eléctrico. Antaño residió en ella el segundo sultán de Zanzíbar, quien gobernó el resto de su imperio desde este palacio. Actualmente, el edificio alberga el Museo Nacional de Historia y Cultura de Zanzíbar.

Antigua fortaleza del ingenio moderno