KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El sultán y su harén

El Palacio de Topkapi se erige en lo alto del cabo en el que se encuentra la parte vieja de la ciudad. Durante casi 400 años, fue un centro simbólico y político del Imperio Otomano. Antaño fue el hogar del sultán y su harén; ahora es un precioso museo. El palacio, compuesto por varios edificios, patios fascinantes y jardines soberbios, está abierto al público.

El Palacio de Topkapi fue construido entre 1460 y 1478 como residencia principal de Mehmed, conquistador de Constantinopla. El edificio es una reproducción en piedra de las tiendas de campaña de los otomanos nómadas. En cuanto cruce la puerta custodiada por unas torres blancas, se adentrará en el mundo de los sultanes otomanos. En la cocina se exhibe una impresionante colección de porcelana china, que llegó a Turquía a través de la Ruta de la Seda. Por un poco más de dinero, también podrá contemplar las estancias de las mujeres que integraban el harén del sultán.

El Palacio de Topkapi sobre el cabo de Estambul
El Palacio de Topkapi sobre el cabo de Estambul

Estambul

Las mujeres del sultán

Merece la pena visitar el harén del palacio, con más de 400 estancias dedicadas a las mujeres del sultán, a las esclavas y a los niños. Para visitar esta parte del palacio, deberá abonar un precio algo superior, por lo que se trata de una zona bastante tranquila. Las encantadoras habitaciones de techos altos, cuyas elegantes paredes están decoradas de azulejos, dan la impresión de que las mujeres vivían con gran comodidad. Sin embargo, este no era el caso de la mayoría de ellas. Muchas de ellas, que habían sido traídas de Georgia o del Cáucaso, o capturadas en las cruzadas europeas, vivían en condiciones insalubres y peligrosas.


Las mujeres que recibían la invitación de compartir la cama con el sultán gozaban de privilegios especiales. Si daban a luz a un hijo suyo, subían de rango y podían incluso tener derecho a disfrutar de un apartamento propio. La habitación del sultán, compuesta por una enorme cama dorada con dosel, es una de las habitaciones más hermosas del harén.

La habitación del sultán en el harén
El patio de la entrada al harén

Un tesoro exuberante

Durante su reinado de 470 años, los sultanes amasaron una gran riqueza. La colección de porcelana china que se encuentra en la cocina del palacio no se puede comparar con la de ningún otro lugar del mundo que no sea China. Celadón, la primera porcelana china, es de color jade. Los otomanos le tenían mucho cariño porque creían que neutralizaba el veneno que hubiera en la comida. Los trajes de los sultanes están muy bien conservados, porque tras la muerte de cualquiera de ellos, sus ropas se almacenaban con meticulosidad en bolsas cerradas. Podrá admirar el hermoso caftán de Mehmed II, expuesto en el Colegio de los Pajes Exploradores, donde antaño se encontraban los vestidores de palacio.

Créditos de fotos

  • La habitación del sultán en el harén: Anibal Trejo, Shutterstock