KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Ópera de Sídney: pura elegancia

La Ópera de Sídney se eleva sobre el puerto como una flota de barcos navegando con sus velas henchidas. En 1955, el gobierno australiano organizó un concurso de diseño para un nuevo edificio que alojaría el teatro y la ópera, el diseño ganador se convirtió pronto en un icono mundial.

El creador de este futurista edificio fue el arquitecto danés Jørn Utzon (1918-2008), su atrevido diseño se impuso rápidamente a los otros. Utzon fue un ávido practicante de vela y los grandes techos blancos simbolizan su amor por este deporte. Además es una maravillosa referencia a la ubicación del edificio en el puerto de Sídney.

El exclusivo diseño de la Ópera de Sídney

Un diseño complicado

El diseño de Utzon no fue fácil de construir. La construcción de las “velas” blancas resultó ser un gran desafío técnico, tardando 4 años en dar con la solución.
La construcción completa tardó 16 años en finalizarse. La Ópera de Sídney fue inaugurada en 1973 y a pesar de su relativamente corta existencia, se ha convertido en un icono muy querido de Sídney y Australia. El arquitecto americano Louis Kahn declaró: “El sol no sabía lo bella que era su luz, hasta que la vio reflejada en este edificio.”

““El sol no sabía lo bella que era su luz, hasta que la vio reflejada en este edificio.””

Los tejados blancos reflejan el sol
Interior de la Ópera

1600 funciones al año

A lo largo del año, la Ópera alberga musicales, obras de teatro, ballet y por supuesto, óperas. En total, unas 1600 funciones al año. El complejo consta con 6 escenarios diferentes, alabados por su increíble acústica. El mayor escenario es el Concert Hall. También cuenta con una zona exterior enorme, llamada Forecourt, donde se celebran conciertos al aire libre. Un lugar maravilloso para pasar una calurosa noche de verano. Una noche en la Ópera de Sídney no implica necesariamente asistir a una función de teatro o un concierto. En una agradable noche de verano en Sídney, el Opera Bar es el lugar perfecto para tomar algo acompañado de música en directo. La gran terraza ofrece unas vistas maravillosas de la Ópera y el Harbour Bridge.

La terraza del Opera Bar

Bajo las velas

Por el día hay numerosos tours por el interior del complejo de la Ópera. El tour general ofrece a los visitantes una inmersión en la historia de la Ópera y explica su genuina arquitectura. Aquellos más interesados en la magia del teatro quizá quieran reservar también un “backstage tour” (tour entre bambalinas). En este tour, el telón se levantará para mostrar los secretos entre bastidores. Es necesario reservar las entradas con antelación, ya que el número de visitantes por tour es limitado.

Eche un vistazo bajo el tejado

Créditos de fotos

  • El exclusivo diseño de la Ópera de Sídney: gary yim, Shutterstock
  • Los tejados blancos reflejan el sol: Dan Breckwoldt, Shutterstock