KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La Torre de Sídney

El skyline del centro de Sídney no llama especialmente la atención, y la imagen de la ciudad está principalmente definida por su puerto. Sin embargo, existe una excepción, que es la Torre de Sídney, casi tan alta como la Torre Eiffel. El resto de la ciudad, incluida la famosa Ópera de Sídney y el Puente de la Bahía de Sídney, parece minúscula al lado de este gigante de 309 metros.

La Torre de Sídney se erige en el centro del distrito financiero de la ciudad (CDB). Esta construcción es relativamente nueva; terminó de edificarse en 1981. Desde entonces, su nombre ha cambiado en varias ocasiones. Hace poco, pasó a llamarse Sydney Tower Eye. Sin embargo, los habitantes simplemente se refieren a ella como Torre de Sídney. Los diferentes restaurantes de la torre tienen unas vistas espectaculares de la ciudad. El último piso hace las veces de un mirador.

La Torre de Sídney se erige a 309 metros del suelo
La Torre de Sídney se erige a 309 metros del suelo

Sidney

Un largo camino hasta llegar arriba

En 1968 se tomó la decisión de construir la torre, aunque su edificación no concluyó hasta pasados unos años. Tras 13 años de planificación y construcción, la torre estuvo lista para su inauguración. Pero incluso entonces no estaba acabada, ya que los obreros tardaron algunos años más en dejar todo terminado. En 1998, se modificó la altura de la torre, que pasó de 279 a 309 metros, al incorporar un pararrayos adicional. 10 años más tarde se sometió a la torre, incluido el centro comercial de las plantas más bajas, a un lavado de imagen.

Hoy, los ascensores de alta velocidad transportan a los visitantes a lo alto de la torre en tan solo 40 segundos. La parte superior de la torre es una cesta dorada con 420 ventanas repartidas en 8 pisos. Dos de los pisos tienen restaurantes a la carta, así como un restaurante de autoservicio de tipo buffet. Ambos giran, pero en sentidos contrarios. En 2005, se instaló la pasarela Skywalk sobre los restaurantes. Esta vertiginosa plataforma de suelo de vidrio está a 268 metros de altura de las calles de Sídney. Solo se puede acceder a ella si ha reservado previamente una visita guiada.

Las vistas desde la torre

Cine en 4D

Por si una imagen en 3D no fuese suficiente, la nueva atracción de Sydney Tower Eye ha incorporado una nueva dimensión. El cine de la cuarta planta proyecta imágenes en 3D de la ciudad, playas y puerto, con numerosos efectos que crean una cuarta dimensión. Para crear estos efectos, se utilizan el viento, la espuma y hasta el fuego. Los visitantes disfrutan en un vistazo rápido de la ciudad y de sus zonas colindantes. Fuera del cine 4D, los visitantes tienen acceso a más información interactiva. Utilice las pantallas táctiles en varios idiomas del mirador para aprender más cosas sobre las vistas que están bajo sus pies.

“El viento, la espuma e incluso el fuego crean una experiencia en 4D”

Créditos de fotos

  • Las vistas desde la torre: David Vespoli, Flickr