KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

El símbolo de Atenas: la Acrópolis

Probablemente la Acrópolis sea el monumento de la antigua Grecia más importante. Esta ciudad de ruinas, de 2.500 años de antigüedad, domina Atenas desde lo alto de la colina de la Acrópolis. Y aunque el Partenón, con sus columnas, es el monumento más famoso de la colina, es solamente uno de los muchos tesoros que la Acrópolis esconde. Tras años de restauraciones, los palacios, columnas y esculturas vuelven a reflejar el esplendor, el poder y la riqueza de la ciudad.

La Acrópolis es mucho más que un monumento mundialmente famoso. Hubo una época en que se trataba de una ciudad formada por muchos edificios. Sin embargo, con el paso de los años, sufrió mucho tanto por sus enemigos como por los arqueólogos. Los bizantinos transformaron los templos en iglesias, el comandante turco utilizó el Erecteion como harén, y hace 200 años, los británicos adquirieron un gran número de esculturas de mármol. Afortunadamente, muchas estructuras se han restaurado. Pasee por el asombroso lugar de nacimiento de la civilización occidental.

El Partenón

Símbolo de la antigua Grecia

El Partenón es el edificio más fotografiado de la Acrópolis, y sus columnas son el símbolo indiscutible de la riqueza de la antigua Grecia. El nombre significa “la residencia de la Virgen", y se construyó en honor a Athena Parthenos, la diosa que dotó a la ciudad de tanta riqueza. Si pasea alrededor del templo, notará los brillantes acabados y las esculturas en el frontón a cada lado de la fachada. Los paneles de mármol, llamados metopas, representaban escenas históricas bañadas en oro y hermosamente pintadas, como la Caída de Troya. Lamentablemente, el paso del tiempo ha borrado los colores.

La metamorfosis de la Acrópolis

Hace casi 200 años, los griegos comenzaron a restaurar la ciudad de la colina, eliminando los vestigios de las últimas incorporaciones a la Acrópolis. En 1875, la Torre de los Propileos se derribó, aunque la estructura tuvo una gran importancia durante cientos de años. Hace unos años, se reveló que no todas las restauraciones se habían llevado a cabo de forma profesional: muchos bloques de mármol se rompieron cuando el metal que se utilizaba empezaba a oxidarse. En la actualidad, se ha sustituido el metal por titanio, los pilares se han enderezado y las decoraciones de las paredes se han limpiado con láser. Ya puede visitar la Acrópolis.