KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Los tesoros de Santa Cruz

El casco histórico de Alicante está encajonado entre la playa y el castillo. Un viaje en el tiempo. Pasee por las encantadoras callejuelas y escaleras, entre casas encaladas con balcones de hierro forjado decorados con exuberantes geranios. O visite un museo, una iglesia o un monasterio. Después, siéntese bajo una palmera en alguna terraza para disfrutar de una horchata. Qué ver y hacer en Santa Cruz.

‘El Barrio’, como los vecinos llaman cariñosamente a esta parte de la ciudad, es el barrio de clase trabajadora más antiguo de Alicante. Durante años esta parte de la ciudad fue ignorada por los turistas que preferían subir al monte del castillo o pasear por la playa situada a sus pies. Hoy, Santa Cruz está rehabilitado y cada vez más visitantes eligen sus acogedores hostales para alojarse en la ciudad vieja, en lugar de las grandes cadenas hoteleras de la playa. No tenga miedo a perderse por allí. Precisamente ese es uno de los encantos del laberíntico barrio de Santa Cruz.

Santa Cruz, a los pies del monte Benacantil
Santa Cruz, a los pies del monte Benacantil

Alicante

Un paseo por Santa Cruz

Santa Cruz está situado en un triángulo entre la playa del Postiguet, la rambla Méndez Núñez y el monte Benacantil, donde está el castillo de Santa Bárbara. Parte del barrio trepa sobre la ladera, así que prepárese para subir algunas cuestas.


Empiece el paseo en la plaza Puerta del Mar, pase por la oficina de información turística y siga a través de la puerta de la plaza del Ayuntamiento. Esta es la plaza más bonita de la ciudad, con elegantes soportales a ambos lados, terrazas con sombrillas y el edificio barroco del ayuntamiento. Eche un vistazo al interior y a su lujoso Salón Azul. Siga paseando por la calle Gravina para admirar el arte local en el Museo de Bellas Artes Gravina (MUBAG). Dos calles más allá, la colección del Museo de Arte Contemporáneo de Alicante (MACA) es todavía más impresionante: Picasso, Dalí y Miró, entre otros. La entrada a ambos museos es gratuita. Al otro lado del museo se erige la basílica barroca de Santa María, la iglesia más antigua de Alicante. Por la calle Mayor, diríjase a la catedral, con sus impresionantes cúpulas azules.


Los amantes del arte pueden desviarse del recorrido habitual y visitar estos dos interesantes museos: el Museo de Belenes y el Museu de Fogueres, que expone muchos de los enormes muñecos salvados de la quema en la fiesta estival de las hogueras. Si aún le quedan fuerzas, puede acercarse a la Hermandad de Santa Cruz, la iglesia que desempeña un papel fundamental en las celebraciones de Semana Santa. Por último, suba al restaurante La Ereta para disfrutar de una comida con vistas panorámicas de la ciudad, la playa y el mar. No se pierda Santa Cruz después de la puesta de sol: disfrute de una cena en alguna de las terrazas de los animados bares abiertos hasta bien tarde.

La plaza más bonita de Alicante: plaza del Ayuntamiento