KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Las maravillas de Arikok

La reserva natural de Arikok cubre cerca de una quinta parte de Aruba y contiene prácticamente toda la variedad de flora y fauna que ofrece el país, con un telón de fondo de hermosas formaciones de roca volcánica. Además, el Parque Nacional alberga un gran número de lugares declarados patrimonio histórico.

En esta parte de la isla, lo primero que llama la atención son las colinas escarpadas, los restos de antiguos ríos de lava. El parque de 34 kilómetros cuadrados también atesora numerosos tipos de rocas —incluyendo creta, coral fosilizado y rocas ígneas dentadas con cuarzo verde— y alberga dos de los cerros más altos de la isla: el Jamanota (188 metros) y el Arikok (176 metros), que da nombre el parque.

El patrimonio de Aruba

El parque contiene una gran cantidad de restos históricos, como las pinturas dejadas por los indios Caquetío en las rocas del Cunucu Arikok y en la cueva Fontein. Si los examina de cerca, puede reconocer el curioso pájaro del logotipo del parque. El parque también cuenta con algunos asentamientos antiguos, como el lugar donde solían estar las plantaciones más antiguas de Aruba. Aquí, los visitantes pueden hacerse a la idea de las difíciles condiciones de vida a las que se enfrentaban las familias que se asentaron en este desafiante entorno hace tantos años. Limitados por su entorno, se las arreglaron para construir casas de adobe, una mezcla de barro y paja. Después de examinar de cerca esta técnica de construcción, los administradores del parque han reconstruido varias de estas “casas de barro” típicas de Aruba en Cunucu Arikok y en la plantación cercana de Prins. En Masiduri, los visitantes también pueden ver una exposición de aloe, la planta medicinal que solía ser uno de los productos exportados más importantes de Aruba a principios del siglo XX.

Pintura indígena de la Fontein Cave
Conchi, una piscina natural

El lugar más hermoso de Aruba

La costa norte de Aruba cuenta con numerosas bahías, llamadas bocas. Estas llamativas calas escarpadas están modeladas por el viento y el agua, como podrá observar por las altas dunas fortuitas de estas playas de arena blanca. Boca Prins y Dos Playa son hermosas bahías, pero Conchi es de lejos la más popular de todas. A esta piscina natural solo se puede llegar a pie, a caballo o en todoterreno. La caminata es una aventura en sí misma y la recompensa un lugar paradisíaco para pasar el día.

Créditos de fotos

  • Pintura indígena de la Fontein Cave: Bas Bogers, Flickr
  • Conchi, una piscina natural: pizzatrain11, Flickr