KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La playa más famosa del mundo: Copacabana

Copacabana es, sin lugar a dudas, la playa más famosa del mundo. El bulevar fue diseñado por el arquitecto brasileño Roberto Burle Marx, Fred y Ginger bailaron en el Hotel Copacabana Palace, y en él se han hospedado personajes famosos como Marlene Dietrich o Lady Diana. La playa que se extiende a lo largo de la bahía de forma creciente tiene decenas de metros de ancho y se encuentra situada en un bello enclave entre formaciones rocosas y ondulantes palmeras. Aquí siempre hay gente: desde el amanecer hasta pasada la puesta de sol.

El majestuoso hotel Palace ‘Copa, Co-pa-ca-baaa-na’ inspiró a Barry Manilow a escribir su éxito mundial en los 70. A pesar de lo que sugiere el título, la canción Copacabana no trata de una playa ni de un hotel, sino de un bar de copas ("el sitio más caliente del norte de Habana"). Sin embargo, la idea para escribir la canción surgió aquí tras una acalorada discusión en el bar del hotel sobre si había existido alguna vez una canción con ese título. Hace poco, el Hotel Copacabana Palace ha realizado importantes mejoras y ahora parece casi nuevo. El barrio colindante también ha recuperado una parte de su antiguo glamour.

El patrón ondulado de la acera de mármol blanco y negro

Chapotear en el mar

Es fácil llegar a Copacabana en metro. Bájese en la estación de Siqueira Campos, en el centro del barrio y a tan solo cuatro edificios de la playa. El primer kilómetro de la playa, Praia do Leme, es mucho más tranquilo. A través del lujoso Hotel Windsor Atlantica, los guardias de seguridad vigilan la playa porque nadar aquí puede ser peligroso: las olas son violentas, el mar puede tirarle sin previo aviso y las corrientes son a menudo traicioneras. Pero chapotear en el mar es agradable y refrescante.

La pintoresca Praia de Copacabana

Copacabana aparece en muchas postales; principalmente por su bella playa y sus extrañas aceras. Día sí, día también miles de cariocas y turistas pasean y hacen footing sobre el famoso mosaico ondulado de mármol blanco y negro, diseñado por Roberto Burle Marx. La playa es un lugar para broncearse, jugar al volley y ligar. Los chiringuitos de la playa venden cocos helados, cerveza Brahma bien fría y caipirinhas recién hechas. Por el día, los lugareños y los turistas se dirigen a la zona de playa del bulevar para comprar y comer; y cuando el sol se pone, bailan toda la noche en los bares de copas más calientes del sur de Habana. La vida es bella en Copacabana.

“Los chiringuitos de la playa venden cocos helados, cerveza Brahma bien fría y caipirinhas recién hechas”