KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

La Torre de Londres, un viaje al pasado

Cuentos de hadas, cuervos y guardias uniformados: una visita a la Torre de Londres le garantiza historia con un toque siniestro. Este castillo y antigua prisión es una imponente fortificación en la orilla norte del Támesis. La Torre se construyó en 1066 y se amplió años después. El actual complejo de 73.000 m2 incluye fortificaciones, patios y 20 torres.

Guillermo el Conquistador, el rey normando, comenzó la construcción de la Torre de Londres tras haber sido coronado Rey de Inglaterra en 1066. El edificio ganó importancia por ser el lugar de ejecución de muchos personajes de gran rango, entre los que se encuentra la Reina Ana Bolena en 1536. A lo largo de la historia, la Torre hizo las veces de fortificación, palacio real, prisión estatal, casa de la moneda, cuartel, museo y arsenal. Los muchos arreos e instrumentos de tortura expuestos confirman la macabra historia de la Torre. No debe perderse las joyas de la Corona británica, aunque solo sea para ver de lejos el famoso diamante Koh-i-Nur.

Notables residentes

La Torre tiene su propia guardia: los Yeomen custodios, más conocido como los Beefeaters. Un Yeomen custodio debe haber prestado durante 22 años un impecable servicio militar antes de que pueda establecerse como guardia de la Torre. Antiguamente, estos hombres solamente eran guardias de seguridad, pero actualmente también son guías, ataviados con los trajes tradicionales. Con su estilo de humor británico, las guías hacen que estas visitas sean inolvidables. Asimismo, el Maestro de los Cuervos (el Yeoman Warder Ravenmaster) es el encargado de los siete cuervos que viven en la Torre. Se trata de una tarea importante: cuenta una leyenda que si los cuervos de la Torre de Londres se van, la Corona y el Reino de Inglaterra se desmoronarán.

Solían habitar muchos animales en la Torre, que fue la predecesora del zoo más antiguo del mundo: el zoo de Londres. Halcones, elefantes, canguros y avestruces vivieron una vez entre estos muros. Leones, tigres y osos habitaron aquí, y eran obligados a luchar entre ellos para entretener a la corte. A medida que aumentaba la colección de animales, estorbaban más. Por ello, en 1832 se trasladó a todos los animales a Regent Park.

Las Joyas de la Corona en la Jewel House

La principal atracción de la Torre de Londres son las Joyas de la Corona, lucidas por miembros de la Familia Real durante bodas, coronaciones y bautismos. La colección incluye tiaras, anillos, collares y broches, y también coronas y espadas. Algunas de las piezas más importantes de la colección son la Estrella de África de 530 quilates, el mayor diamante tallado del mundo, insertado actualmente en el Cetro del Soberano, la famosa Corona Imperial del Estado Británico, con más de 3.000 gemas y el famoso diamante Koh-i-Nur. Se dice que esta pieza, de 105 quilates, es la más cara del mundo. No hay nadie capaz de calcular el precio del diamante, pero lo que está claro es que no está a la venta. Las joyas se muestran en la Jewel House (Casa de las Joyas), ubicada en Waterloo Barracks, al norte de la White Tower (Torre Blanca).

La Casa de las Joyas