KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Cayos tropicales

Unas 1.700 islas llenas de palmeras rodeadas por aguas celestes a las que solo se puede acceder por una autopista de 205 kilómetros que cruza el océano. Bienvenidos a los Cayos de la Florida. Este archipiélago, a menudo denominado el “Caribe” de los Estados Unidos, ofrece una amplia variedad de actividades acuáticas, desde pescar o hacer submarinismo a navegar o practicar kate-surf. Tome la autopista hacia el mar y descubra los colores de los Cayos.

El mar hasta donde alcanza la vista. Eso es lo que verá cuando conduzca desde Florida a Cayo Hueso, la isla más occidental de los Cayos y el punto más meridional de Estados Unidos. De los cientos de islas que forman los Cayos, solo unas pocas están habitadas. Los habitantes originales de los Cayos procedían de las Bahamas y recibían el nombre de “conchos”. Actualmente, es habitual llamar así a los habitantes de este archipiélago.

Sol en Cayo Hueso

Cultura en Cayo Hueso

Sin duda, la isla más popular es Cayo Hueso. Aparte de su clima tropical relajado tan típico de los Cayos, la isla tiene otras muchas cosas que ofrecer. La animada Duval Street está llena de clubes, bares y restaurantes. La mejor forma de obtener una buena visión general de la isla es alquilar una bicicleta. En Cayo Hueso vivió y trabajó Ernest Hemingway. Aquí escribió sus libros desde 1931 a 1939. Su casa de Whitehead Street es ahora un museo. Los muebles del edificio colonial son los mismos que había cuando Hemingway vivía aquí. También merece la pena visitar Sloppy Joe’s, el bar al que solía ir el escritor. Fue el propio Hemingway quien propuso este nombre para el local, que antes se llamaba Silver Slipper.

Pesca de tarpones

Huelga decir que los Cayos son un lugar fantástico para pescar. La pieza que todo pescador quiere atrapar al menos una vez en su vida es el tarpón. Este pez de increíble fuerza vive en las aguas de los Cayos y puede pescarse durante todo el año, pero es más fácil entre marzo y julio. Decenas de barcos de pesca salen en su busca desde Islamorada y Cayo Hueso. La guía sabe exactamente dónde cazar a estos monstruos.

Un tarpón en un banco de peces
Los rayos de sol iluminan el coral

Coloridos arrecifes de coral

Los Cayos Bajos son las islas menos explotadas del archipiélago y son famosos por su preciosos paisajes naturales. Estas islas son especialmente populares entre los amantes del submarinismo y el esnórquel. El arrecife gigante de Cayo Looe es espectacular. Las paredes de roca están cubiertas de coral duro y blando por donde nadan peces tropicales de colores brillantes. También puede hacer submarinismo en busca de barcos hundidos en Cayos Bajos. El Adolphus Busch Sr. naufragó aquí en 1998. Ahora, en el fondo del mar, posee una gran variedad de vida marina.