KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Parque nacional Soberanía

A 30 minutos en coche desde la ciudad de Panamá se encuentra el paraíso del mundo tropical: el Parque nacional Soberanía. Este bosque tropical es el hábitat de cientos de especies de flora y fauna y es especialmente famoso por sus 525 especies diferentes de aves. Se organizan muchas excursiones de un día desde la ciudad de Panamá, pero para poder saborear por completo este parque, lo mejor es pasar varios días y pasar la noche en la jungla.

Merece la pena pasar la noche en la jungla, porque tras el atardecer, el bosque tropical cobra vida. El silencio se ve alterado por misteriosos sonidos, monos que chillan y grillos cantan. Los visitantes pueden elegir entre dos tipos de alojamiento: el lujoso Gamboa Rainforest Resort y el mas pequeño Canopy Tower. Este último se encuentra en una antigua torre radar americana. Las habitaciones se encuentran sobre la jungla y ofrecen grandes vistas del bosque.

El Turpial toche en el Parque nacional Soberanía

Aves en Pipeline Road

Uno de los puntos de observación de aves más famoso del mundo es Pipeline Road, una carretera de 17 kilómetros de longitud a través de la frondosa jungla. Los primeros kilómetros se pueden recorrer fácilmente a pie, pero para finalizar toda la ruta, lo mejor es viajar en jeep. A lo largo del camino hay plataformas de observación donde se puede ver, con la ayuda de unos prismáticos, cuclillos terrestres, momótidos, trogones y cotingas cayanas, entre otras especies. Para obtener más información sobre las especies de aves tropicales del parque, visite el Panama Rainforest Discovery Center. Este centro también incluye una torre de observación de 40 metros de alto con fabulosas vistas del bosque tropical.

Monos capuchinos en la Isla de Monos

Una isla llena de monos

Otro destino interesante es la Isla de Monos, una isla habitada por un gran número de monos capuchinos. Para llegar a la isla, viaje por el Canal de Panamá hasta el lago artificial Gatún. Desde el agua puede ver las típicas caras blancas de los monos y ver cómo se columpian entre los árboles. Son bastante descarados y a menudo saltan al barco para robar una pieza de fruta. En esta excursión verá también caimanes y cocodrilos.

Visita a una tribu india

Aunque los principales habitantes del bosque tropical son animales, aún quedan algunos indios que siguen habitando aquí. Los indios emberá son una de las siete auténticas tribus panameñas y se pueden visitar con una guía. Al viajar en una larga y estrecha embarcación, los visitantes siguen el río Chagres para embarcarse en el bosque tropical. Los indios se autoabastecían con la agricultura, pero ya no está permitido porque el bosque tropical ha sido declarado parque nacional. En la actualidad, su principal fuente de ingresos es el turismo. Esta tribu viste trajes tradicionales y muestran a los visitantes sus antiguas tradiciones y estilos de vida auténticos.

Indios en Embera

Créditos de fotos

  • Indios en Embera: Anton_Ivanov, Shutterstock