KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Parques desconocidos de París

Septiembre es uno de los meses más agradables para visitar París. Las temperaturas son suaves y el sol casi otoñal tiñe de dorado los bulevares. En esta época del año, los parques están especialmente bonitos. Incluso cuando las primeras hojas empiezan a tornar hacia colores más rojizos, las flores conservan su máximo esplendor, y los parisinos disfrutan de los últimos días cálidos.

Le recomendamos pasear por los Jardines de Luxemburgo o tomar un café a la sombra de los sicómoros en las Tullerías. Estos dos parques famosos hacen las delicias tanto de locales como de extranjeros. Ubicados en pleno centro, cautivan a los visitantes con sus avenidas fotogénicas y sus enormes fuentes, en las que los niños hacen navegar sus barquitos. Sin embargo, la Ciudad de las Luces cuenta con más de 400 parques y jardines, lo cual significa que en septiembre se pueden visitar muchos más espacios verdes.

Jardín de las Plantas: el parque más antiguo

El Jardín de las Plantas abrió sus puertas al público en 1640, y fue el primer jardín botánico del rey francés de aquella época. En la actualidad, los visitantes pueden admirar miles de especies de plantas y flores. Parte de su colección se encuentra en el interior de dos inmensos invernaderos tropicales. Sus principales puntos de interés están al aire libre, repartidos en diferentes jardines temáticos, como la rosaleda, la escuela botánica y un jardín alpino de ensueño, que está un poco escondido. Tres encantadores museos de historia natural bordean el parque. También cuenta con un zoo, La Ménagerie, donde a menudo los sonidos emitidos por animales exóticos apagan las voces de los niños que juegan entre las hojas otoñales.

Jardín de las Plantas

Parque de Bercy: un viñedo en la ciudad

Detrás de la Gare de Lyon, en el extremo este de la ciudad, se encuentra el Parque de Bercy, situado a orillas del Sena. Fue diseñado hace menos de 15 años, en el antiguo emplazamiento de un almacén de vinos. Este almacén alberga actualmente bares y cafeterías, y conserva las vías ferroviarias de antaño, a modo de recuerdo de su función original. Aquí también se plantó un viñedo. Además de los preciosos jardines de flores, cuenta con un número sorprendente de jardines de agua: desde estanques naturales con nenúfares hasta fuentes modernas con un suave borboteo. Los estudiantes disfrutan de los últimos rayos de sol en el césped, dado que la biblioteca de la universidad está justo al otro lado del río.

Parque de Bercy

Buttes-Chaumont: un parque con vistas

El Parque des Buttes-Chaumont, diseñado sobre una antigua cantera de yeso, es un terreno con diferentes pendientes. Además del césped en el que la gente juega a fútbol y disfruta de un pícnic (a diferencia de la mayoría de parques de la ciudad), el parque des Buttes-Chaumont, que data del siglo XIX, alberga también unas románticas cuevas y cataratas. En el estanque central hay una isla de piedra con vegetación exuberante, coronada por un pequeño templo. Desde lo alto del parque se tiene una magnífica panorámica del Sacré-Coeur y del norte de París. Tras dar un paseo otoñal por el parque es el momento de tomar algo en el moderno café-restaurante Pavillon Puebla, situado en una antigua cabaña de caza con dos amplias terrazas.

Parque des Buttes-Chaumont

3 parquecitos escondidos

París esconde también muchos parques más pequeños, algunos de ellos situados en lugares sorprendentes. Square des Arènes de Lutèce es un parque pequeño y colorido, situado alrededor de las ruinas de un anfiteatro galo romano en París, cerca del Barrio Latino. La entrada está algo escondida. Sucede lo mismo con el Jardín Catherine-Labouré, cerca de los grandes almacenes Le Bon Marché. A este magnífico parque repleto de vegetación y de árboles frutales se accede por una entrada discreta situada en la Rue de Babylone. Otro de los encantadores parquecitos de la orilla izquierda es el Jardín del Museo Cluny. La entrada a este jardín medieval simétrico, con abundante vegetación, es gratuita, incluso para aquellos que no visiten el museo.

Jardín Catherine-Labouré

Créditos de fotos

  • Jardín de las Plantas: Shutterstock: Tupungato
  • Parque de Bercy: Flickr: Adrien admou52
  • Parque des Buttes-Chaumont: Flickr: Nicolas Vigier
  • Jardín Catherine-Labouré: Flickr: Panoramas