KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Vieux Nice

Vieux Nice es un excelente lugar para explorar a pie. El barrio más antiguo de la ciudad es una sucesión de plazas y calles con encanto, repletas de casas amarillas y rojas con persianas verdes. Sus muchos cafés, restaurantes y tiendas garantizan un ambiente animado hasta bien entrada la noche. Visite el agradable mercado Cours Saleya a primera hora de la mañana.

Repleto de monumentos barrocos, casas de color ocre y estrechos callejones con ropa tendida, Vieux Nice exuda una atmósfera mediterránea que a veces parece más italiana que francesa. No nos sorprende, puesto que a lo largo de los siglos, "Nizza" estuvo varias veces bajo el mando italiano. No fue hasta 1859 cuando el reino de Cerdeña entregó oficialmente la ciudad a Francia. Aún en la actualidad seguimos encontrando muchos restos de estos periodos italianos en el dialecto y la cultura de Niza.

Barroco italiano en el Palais Lascaris

En el corazón del casco antiguo se encuentra el opulento Palais Lascaris. La entrada es gratuita, así que puede pasarse por allí y visitarlo. Desde el siglo XVII y hasta la Revolución Francesa, esta villa fue propiedad de la influyente y aristocrática familia de Lascaris de Vintimille. La entrada por una callejuela es bastante discreta, pero una vez dentro se quedará asombrado con el exuberante interior del Barroco italiano. Las escaleras y las habitaciones del segundo piso están repletas de frescos, estucos y molduras doradas. El palacio también alberga un museo regional con objetos e instrumentos musicales antiguos. En la planta baja podemos encontrar una farmacia reconstruida del siglo XVIII.

“Una de las familias más poderosas de Niza vivió durante más de 150 años en el Palais Lascrais”

La catedral iluminada

La catedral de Sainte-Réparate

Situada a pocas calles de distancia, la catedral del siglo XVII de Sainte-Réparate es otro buen ejemplo del Barroco italiano. Su elemento más impactante es la gran cúpula de azulejos de colores que brillan con la luz del sol. La majestuosa torre del reloj blanca que se eleva sobre las casas amarillas y rojas de Vieux Nice no fue construida hasta el siglo XVIII. La fachada amarilla y verde también es posterior. Cruzando en diagonal desde la catedral, en el hermoso Place Rossetti, se encuentra la famosa heladería Fenocchio construida en 1966. Es sin duda el lugar donde se debe acudir para disfrutar de sabores únicos: ¡pruebe una bola de romero, o de tomate y albahaca, o quizá un helado de lavanda!

El animado y divertido ambiente de Cours Saleya

El mercado Cours Saleya

Animado, colorido y con encanto: Cours Saleya es uno de los mercados más hermosos de Francia. Aquí encontrará multitud de flores y productos locales como hierbas provenzales, aceitunas y jabones de Marsella. Los múltiples patios con encanto que rodean el mercado son perfectos para tomar una taza de café o probar un plato local. Entre los puestos podrá degustar un "socca", una especie de crepé elaborado con harina de garbanzo. O probar un "pan bagnat", un sándwich local coronado con casi los mismos ingredientes que una ensalada "niçoise". El mercado abre a diario. El surtido solo cambia un poco los lunes: es el día en que Cours Saleya se transforma en un gran mercadillo.

Créditos de fotos

  • La catedral iluminada: karen, Flickr
  • El animado y divertido ambiente de Cours Saleya: Steve Allen, 123rf