KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Cebras salvajes en la ciudad

Muchas de las personas que visitan Sudáfrica sueñan con vislumbrar la magnífica fauna salvaje del país. Sin embargo, si su estancia es corta, probablemente no tendrá tiempo para visitar una de las reservas de fama mundial. Afortunadamente, la Reserva Natural Klipriviersberg se encuentra dentro del término de Johannesburgo, a tan solo 11 kilómetros al sur del centro de la ciudad.

En esta reserva encontrará una red de rutas de senderismo a través de colinas y extensas verdes llanuras. El principal atractivo es la caza mayor, como las manadas de cebras, un gran espectáculo con la ciudad como telón de fondo. Además de la flora y fauna únicas, la reserva también incluye un patrimonio histórico sorprendentemente rico. Los visitantes podrán observar no solo los restos de los emplazamientos más recientes de Johannesburgo, sino también los hallazgos arqueológicos que le harán retroceder cientos de miles de años.

La joya del sur

La reserva también es conocida como la joya del sur de Johannesburgo, debido a su gran biodiversidad. La reserva alberga cebras, springboks, búbalos y ñus. Klipriviersberg es un paraíso para aficionados a las aves: se han detectado más de 215 especies de aves diferentes en la reserva natural de 680 hectáreas. Estas aves habitan entre 600 especies diferentes de plantas autóctonas. La mayoría de los visitantes del parque pasean por la amplia red de senderos. Las rutas a pie pasan de sencillas y llanas a desafiantes y escarpadas. También se trata de un destino muy recomendable para familias con niños. El segundo y cuarto domingo de cada mes, hay rutas a pie gratuitas con un guía. De este modo, puede volver a casa sabiendo más de la flora y de la fauna sudafricana.

+ Leer más

“La reserva no solo alberga cebras, sino también springboks, búbalos y ñus”

Ver en el mapa

La Reserva Natural Klipriviersberg

Prehistoria en el parque

El patrimonio de Klipriviersberg se remonta a la prehistoria. Algunos hallazgos arqueológicos han revelado que el hombre prehistórico cazaba animales salvajes en esta región. Mucho tiempo después, a partir del siglo XV, las tribus Tswana se asentaron aquí. Un siglo después de su partida, el país fue ocupado por Sarel Marais, un granjero. Las ruinas de su granja se pueden seguir viendo en la zona sur de la reserva. En torno al 1900, esta zona fue un importante campo de batalla durante la Segunda Guerra Anglo-Bóer.