KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Animales salvajes cerca de la capital

A solo 7 kilómetros de la capital de Kenia, el Parque Nacional de Nairobi posee una sabana rebosante de vida salvaje y unas impresionantes vistas de la ciudad. La colección de vida salvaje es realmente impresionante. El parque cuenta con el mayor número de rinocerontes negros del mundo, prácticamente extinguidos, además de búfalos, leones y cebras.

La entrada del parque está a solo 15 minutos en coche desde Nairobi. Aunque el parque limita, literalmente, con los jardines de algunas casas, aquí podrá divisar a cuatro de los cinco grandes de un safari. El único animal de los cinco grandes que no podrá ver en este parque es el elefante africano. Aunque el Parque Nacional de Nairobi es muy compacto y uno de los parques de vida salvaje más pequeños de África en términos de espacio, acoge al menos a 100 especies de mamíferos y 400 tipos de aves: un lugar magnífico para hacer preciosas fotografías.

Residentes temporales del parque

El parque nacional cuenta con puertas en tres de sus cuatro lados, de modo que los animales pueden abandonar el parque cuando lo deseen. Las cebras y los ñus migran todos los años hacia julio y agosto, creando un espectáculo realmente impresionante. Además de la gran variedad de mamíferos, el parque también acoge unas 400 especies de aves. Alrededor de veinte de ellas migran aquí todos los años desde Europa.

Migración de ñus en el Parque Nacional de Nairobi
El monumento a la quema de marfil: una batalla contra la caza furtiva

El fin del comercio de marfil

Los cazadores furtivos estaban provocando que algunas especies de animales, como el rinoceronte negro occidental, prácticamente se extinguiesen en las últimas décadas. Junto con otros países, Kenia hizo un llamamiento para acabar con la caza furtiva: en 1989, el presidente keniano quemó más de 5.000 kilos de colmillos confiscados. El histórico monumento a la quema de marfil, cerca de la entrada principal, conmemora este acontecimiento. Desde entonces se han producido otras quemas. Aunque los cazadores furtivos aún están activos, la población de elefantes de Kenia ha ido aumentando progresivamente en los últimos años.

Jirafas en casa

En 1979, Jock Leslie (ya fallecido) y su mujer Betty abrieron su casa para cuidar de la pequeña jirafa de Rothschild. Esta subespecie, caracterizada por unas manchas de color marrón-amarillo hasta la rodilla, estuvo al borde de la extinción. La población restante se estima en solo 120 ejemplares. La acción de este matrimonio supuso la creación de un centro de conservación de jirafas al sur de Nairobi donde, hasta el día de hoy, se cuida a las jirafas recién nacidas hasta que son capaces de vivir de forma independiente en la sabana.

Créditos de fotos

  • El monumento a la quema de marfil: una batalla contra la caza furtiva: Cheryl Q, Flickr