KLM uses cookies.

KLM’s websites use cookies and similar technologies. KLM uses functional cookies to ensure that the websites operate properly and analytic cookies to make your user experience optimal. Third parties place marketing and other cookies on the websites to display personalised advertisements for you. These third parties may monitor your internet behaviour through these cookies. By clicking ‘agree’ next to this or by continuing to use this website, you thereby give consent for the placement of these cookies. If you would like to know more about cookies or adjusting your cookie settings, please read KLM’s cookie policy.

Parece que su buscador no está actualizado.
Para utilizar de forma segura todas las características de KLM.com, le aconsejamos actualizar su buscador o elegir otro distinto. Si continúa con esta versión, algunas páginas del sitio web no se mostrarán correctamente o no lo harán en absoluto. Además, la seguridad de su información personal estará mejor salvaguardada con un buscador actualizado.

 

Torre Willis: el icono de Chicago

Un rascacielos negro con 2 antenas: la Torre Willis es el edificio más característico de la ciudad de Chicago. Esta estructura posee 110 plantas y mide la friolera de 442 metros. La vista desde su mirador Skydeck es excepcional. En un día despejado pueden divisarse hasta cuatro estados diferentes.

Cuando se inauguró la torre en 1973, era el edificio más alto del mundo. Inicialmente se conocía como la Torre Sears, nombrada así por la empresa que la construyó: Sears Roebuck and Company. Aunque la empresa se trasladó a otras oficinas a finales de los ochenta, la torre siguió conociéndose por el nombre de Sears. Sin embargo, en 2009, fue rebautizada con el nombre de Torre Willis, debido al contrato de arrendamiento de Willis Group Holdings.

La Torre Willis domina el paisaje de Chicago
La Torre Willis domina el paisaje de Chicago

Chicago

El sueño de Sears

La década de los sesenta fue la época dorada de Sears Roebuck and Co. En aquellos años, la empresa era la mayor cadena de grandes almacenes del mundo y su crecimiento era imparable. Por ello, Sears quiso construir su sede en el centro de Chicago, donde pudiera dar cabida a 13.000 de sus cerca de 350.000 empleados. Los primeros planes fueron bastante modestos, pero los arquitectos y agentes convencieron a Sears de que construyera una torre muy alta con apartamentos en las plantas superiores.


En 1970, la empresa anunció que estaba construyendo la torre más alta del mundo. La Torre Sears es unos 25 metros más alta de lo que era el World Trade Center de Nueva York. Durante décadas, la torre mantuvo su récord de altura, pero en 1998 fue superado por las Torres Petronas de Kuala Lumpur. Actualmente, el nuevo One World Trade Center de Nueva York es más alto que la Torre Willis (gracias al pararrayos del tejado) y, por lo tanto, el One World Trade Center es el edificio más alto de Estados Unidos.

La Torre Willis vista desde el centro Chicago
La vista hacia abajo desde The Ledge

Un cubo de cristal sobre la ciudad

Con casi 25.000 visitantes al día, la Torre Willis es una de las principales atracciones de Chicago. Un ascensor de alta velocidad eleva rápidamente a los visitantes a la 103ª planta, donde el mirador Skydeck ofrece unas magníficas vistas de toda la ciudad. Con un poco de suerte, es posible ver hasta cuatro estados diferentes: Michigan, Indiana, Wisconsin y, por supuesto, el propio Illinois. The Ledge es realmente espectacular: 2 cubos de cristal sobresalen casi 1,5 metros de la fachada de la torre. El suelo de The Ledge también es de cristal, por lo que se puede mirar hacia abajo desde una altura mareante. Las personas que están abajo, en la calle, parecen figuras diminutas del tamaño de piezas de Lego.