Viajar con su perro guía

Si lleva a su perro guía o perro de apoyo emocional con usted a bordo de su vuelo de KLM, contacte con KLM CARES y asegúrese de completar los formularios necesarios.
 

Llevar a su perro guía

Si desea viajar con su perro guía, lo organizaremos por usted de forma gratuita. Asegúrese de contactar con KLM CARES al menos 48 horas antes de la salida, para que tengamos tiempo suficiente para organizarlo. Solo permitimos perros como animales de asistencia.

Algunos países pueden aplicar restricciones a la importación de animales. Por lo tanto, le aconsejamos que tome medidas de precaución (como tener un pasaporte animal válido y pruebas de vacunaciones).

Perro guía
Para llevar a su perro guía en la cabina, descargue y rellene el formulario de solicitud para perros guía  y envíelo cumplimentado a KLM CARES. Recuerde llevar dicho formulario impreso al realizar el check-in en el aeropuerto.

Perro de apoyo emocional
A partir del 15 de marzo de 2019, solo se le permite llevar a su perro de apoyo emocional en la cabina en vuelos directos con origen y destino en los Estados Unidos. Además, su perro de apoyo emocional deberá tener al menos 4 meses de edad. Si ya ha recibido una confirmación, todavía puede llevar a su perro de apoyo emocional.

Descargue y rellene el formulario de solicitud para perros de apoyo emocional  y consiga una declaración firmada por su proveedor de atención de salud mental que indique su necesidad de viajar con su perro de apoyo emocional. Envíe el formulario cumplimentado junto con la declaración firmada a KLM CARES y lleve ambos documentos a la hora de realizar el check-in en el aeropuerto.

Declaración firmada por su proveedor de atención de salud mental
Si lleva a su perro de apoyo emocional, deberá disponer de una declaración firmada de un proveedor de salud mental acreditado que indique la necesidad de llevar al perro como compañero de viaje. Esta documentación no puede tener más de 1 año de antigüedad y deberá incluir una declaración firmada de un proveedor de salud mental acreditado que esté tratando la discapacidad mental o emocional del pasajero, que indique que:

1. El pasajero tiene una discapacidad relacionada con la salud mental de las que figuran en el «Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM IV)» (KLM no puede preguntarle sobre la naturaleza de su discapacidad mental).
2. Llevar al perro acompañando al pasajero es necesario para la salud mental o el tratamiento del mismo.
3. La persona que proporciona la valoración del pasajero es un proveedor de atención de salud mental acreditado y el pasajero está bajo su cuidado profesional.
4. La fecha y el tipo de registro del proveedor de atención médica acreditado y el estado u otra jurisdicción en la que se emitió.
 

En el aeropuerto

Diríjase al mostrador de check-in del aeropuerto para recoger su tarjeta de embarque. Aconsejamos llegar al aeropuerto al menos 30 minutos antes de la hora habitual recomendada de llegada al mismo.

Si su perro no se comporta adecuadamente en lugares públicos, no lo consideraremos un perro guía, incluso si el perro desempeña un papel de apoyo para el pasajero discapacitado o es necesario para el bienestar emocional del mismo. En este caso, a su perro se le denegará el embarque. En caso de duda, el personal de KLM puede solicitarle que facilite información adicional para asegurarse de que su perro es realmente un perro guía. Si no puede dar una explicación verbal convincente, puede que se le solicite una prueba por escrito adicional.

Si la duración de un segmento de vuelo está programada para 8 horas o más, es posible que solicitemos documentación que indique que el perro guía no tendrá que hacer sus necesidades o que podrá hacerlo sin crear ningún problema de salud o de higiene a bordo.

 

Durante el vuelo

Los pasajeros que viajen con un perro de servicio pueden sentarse en cualquier asiento, a menos que el perro obstruya un pasillo u otra área que deba permanecer sin obstáculos por razones de seguridad. Durante todo el vuelo, su perro deberá llevar un arnés (de coche) y estar sujeto a su cinturón de seguridad.

Si un perro guía no cupiese en el lugar asignado, se le asignará otro asiento en la cabina dentro de la misma clase de viaje donde el perro se acomodará debajo del asiento frente al pasajero o no creará ninguna obstrucción. Si fuera necesario, podríamos solicitar a otros pasajeros cambiar los asientos. Sin embargo, no estamos obligados a ofrecer más espacio para el perro que no sea el del asiento reservado, a facilitar un asiento en una clase de viaje distinta a la que se ha pagado ni a denegar el embarque a otro pasajero en el vuelo. Si ningún asiento individual en la cabina pudiese acomodarlos a usted y a su perro sin crear obstrucciones, podríamos ofrecerle la opción de viajar en un vuelo posterior o que el perro guía viaje en la bodega.